Sabiduría y humildad, presidente Evo (Los Tiempos, 2014)

a22d21e3222944e1882360c5a7aa7e49Querido presidente Evo:

Le escribo estas líneas que aunque pocas, intentan ser significativas para que puedan tocar la sensibilidad que posee. Debe saber que no soy amiga de los políticos y aunque usted es uno ellos, le confieso que de un tiempo a esta parte he aflojado mi crítica, incluso más de alguien debe creer que mi corazón empieza a tomar un color azul; pero no, simplemente intento ser objetiva y si debo aplaudirle algún logro lo hago sin ningún temor así como denuncio y critico sus fracasos. No tengo intereses político partidarios de ninguna naturaleza, tampoco compromisos, menos cola de paja. Pienso y escribo con absoluta libertad.

Hace pocos días, por ejemplo, destaqué públicamente Mi Teleférico como una obra de impacto social que contribuye a la calidad de vida de los paceños, además mencioné la importancia de reconocer su autoría. Mientras esto era leído en las redes sociales, salía a luz pública el interés manifiesto de los tres sectores del transporte de esa ciudad  -sindicalizado, libre y cooperativizado-  de hacerse del 50 por ciento del paquete accionario de esta empresa. Seguir leyendo “Sabiduría y humildad, presidente Evo (Los Tiempos, 2014)”

Como “chola en jet”, mis impresiones desde el teleférico paceño

DSC_4360Antes del “proceso de cambio” era frecuente un dicho que hoy sería pecado pronunciar además de falso: “como chola en jet” para describir que alguien está desubicado o fuera de lugar porque era imposible ver a una de estas señoras viajando en un avión, aparatos “reservados” para “otra clase” de personas.  Pero resulta que hoy los jets están llenos de cholas, y por favor no lo digo con ningún afán discriminatorio ni peyorativo !ninguno!, y es tan inofensiva y sincera mi declaración que prefiero utilizar el término chola y no “cholita” o “señora de pollera” lo cual reviste un ridículo eufemismo culposo.

Cómo serán las cosas y los procesos que lo primero que hicimos al llegar a La Paz mi esposo y yo –como dos niños traviesos y juguetones– fue subirnos al teleférico. Seguir leyendo “Como “chola en jet”, mis impresiones desde el teleférico paceño”

Cómo Sucre desaprovecha su potencial turístico (Los Tiempos, 2014)

DSC_4296Sucre, sábado 18, hrs. 16:00. No hay acceso a la plaza 25 de Mayo. El tráfico  vehicular -convertido en caos-  encuentra escapatoria en los cuatro puntos cardinales a tres cuadras a la redonda de la Plaza Mayor.

Caminar es prácticamente un delito, acercarse a la fachada de la Casa de la Libertad es desafiar la ley. Doble precinto amarillo protege uno de los atractivos culturales y turísticos más emblemáticos del país. Desafiando lo establecido, me acerco al edificio para saber por qué se encuentra cerrado. Un policía me dice que debo retirarme del lugar. Averiguo, se filman escenas de la película sobre Juana Azurduy de Padilla y los productores han solicitado paralizar el centro de la ciudad para evitar ruidos y otras incomodidades.

Domingo 19, Hrs. 9:00. Me habían dicho que un bus turístico partía de la Catedral hacia el parque Cretácico. Justo en diagonal, en plena esquina hay una operadora de turismo de aventura. Entro y pregunto si el bus evidentemente vendría; la encargada estaba literalmente perdida. Obligados a tomar taxi y pagar Bs. 30.

DSC_4263Hrs. 9:45. Las rejas del parque están cerradas. Abren a las 10:00. Al menos dos docenas de visitantes aguardamos impacientes y más de uno pide ingresar antes para protegerse del sol. No hay dónde sentarse pero tampoco alguien que quiera escuchar pedidos ni lamentos. Con diez minutos de retraso las rejas se abren; con casi 25 de retraso, se extienden los boletos.

Lunes 20. Hrs. 9:30. La Casa de la Libertad está cerrada. Un letrero de presencia muy tímida anuncia los días y horas de atención. Lunes no se abre al público, lo mismo ocurre con los museos y templos alrededor de la Plaza.

Hrs. 10:00. Llego con evidente cara de frustración al hotel y le comento al dueño del alojamiento que todo estaba cerrado. Pronuncia una sonrisa de enojo y mientras recoge el servicio del desayuno me explica que ése es un problema serio en Sucre: “Que no te sorprenda encontrar todo cerrado, si vienes en vacaciones va a ser igual; a fin de año no vas a encontrar ni comida; hay cero flexibilidad, es parte del pensamiento de acá”, me dice el belga que hace 8 años vive enamorado de la ciudad blanca.

Yo soy otra “camote” de Sucre, pero esta vez sentí que expresaba demasiado amor para lo que en realidad fue el idilio. Había llevado a mis hijos para que conocieran al menos la Casa de la Libertad, fracasé en el intento y tuvimos que conformarnos con los faroles, balcones y portones coloniales; algo de amor para tres individuos con ganas de pasión.

En puertas del teatro Gran Mariscal Sucre comenté el cierre de la Casa de la Libertad con el guía del colegio Maryknoll participante del Festival Nacional de Coros; me contó que días previos él había llamado para reconfirmar la visita de al menos 70 personas y que la responsable –muy molesta- le había asegurado que los estaban esperando. Los jóvenes coristas también se encontraron con las puertas cerradas y con custodia policial.

Dayana Martínez periodista de Correo del Sur, informa que “pese al discurso, el turismo (en Sucre) es una de las áreas con menor presupuesto” y cita a Lorenzo Catalá gerente de la Cámara de Industria, Comercio, Servicio y Turismo de Chuquisaca quien considera que el presupuesto para turismo es “ridículo”, situación que no se modificará para la próxima gestión debido a que no se ejecutó lo dispuesto.

Entre malas gestiones y servicios miopes, Sucre desperdicia su potencial turístico y subsiste al mochilero que enfrenta una suerte de diversas limitaciones.

Para acceder a la publicación de Los Tiempos:

http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20141023/como-sucre-desaprovecha-su-potencial-turistico_278568_612986.html

Cultura Silicona

unicair-as-1002-amoladora-de-silicona-neumaticaCuando me preguntan si creo que todo tiempo pasado fue mejor, respondo que en varios, muchos, demasiados aspectos sí fue mejor. Desde lo material hasta lo inmaterial como si hubiera una suerte de relación causal entre lo concreto y lo subjetivo, o mejor, al revés, lo subjetivo, lo pensado y el hecho concreto.

“Ven maestro, pasemos a mi dormitorio”. El carpintero me mira entusiasmado pero asustado. “Entrá, entrá. Mirá, le muestro el balcón. Hay humedad y estoy segura que una lluvia como la de la otra noche no aguantará y se vendrá abajo. Por favor, tienes que arreglar este problema, le imploro al hombre”. Seguir leyendo “Cultura Silicona”

Miradas

cropped-img_8005.jpgEn los libros está escrito. Mucha gente se ha inspirado en la mirada. Lo han hecho filósofos, químicos, físicos, matemáticos, médicos, psicólogos, pedagogos, todos desde sus propias ciencias han tratado de especular sobre los ojos en mirada.

Los comunicadores que se han detenido en el lenguaje no verbal, indican que la vista es el sentido más potente y recomiendan a cualquiera que esté en el intento de ser buen orador, emplear los ojos como el medio de mayor conexión con el auditorio.

Sin embargo, la teoría se cae y los consejos escritos no son nada cuando uno en persona experimenta el poder de la mirada, ese encuentro que atrae, que conquista, que enamora y fulmina, y da vida para volver a matar.

Y me pregunto ¿cómo es posible que los ojos digan tanto? Han sido creados para ver y observar pero hablan y callan, gritan y susurran, aman y odian, perdonan y sentencian…hacen mucho más que observar. Oh, maravillosos ojos a través de los cuales se pacta natural comunión.

Los ojos son la ventana del alma y la puerta del deseo y la lujuria, dicen. ¿Se puede amar con la mirada? ¿Se puede desear con la mirada? ¿Se puede hacer el amor con la mirada? También.

Miradas miles. Mirada cansada de un abuelo enfermo; mirada consentida y amorosa de una madre; mirada en éxtasis la de un enamorado; mirada en reclamo la de un insatisfecho; mirada de desesperación la del amante en deseo frustrado.

Mirada ninguna del que miente o esconde, mirada ausente del que se pierde, mirada distraída del que ignora, mirada esquiva la del cobarde, mirada escapada la del avergonzado, mirada nerviosa la de la presumida…miradas, sujetos cómplices de la intensidad y significado de la vida.

Miradas edad. Mirada pícara la del niño descubridor, mirada tranquila la del adulto pensador, mirada triste la del viejo sin humor, mirada extraviada la del anciano en despedida.

Miradas que dan vida, miradas que matan; miradas que dan esperanza, miradas que acaban con todo.

¿Qué hacemos con los “ignorantes”? (Los Tiempos, 2014)

freire998
Paulo Freire – Educador y Pedagogo brasileño.

No pocos bolivianos creen que Evo Morales reúne el voto de la masa ignorante convirtiéndose en el legítimo representante de la más viciada oclocracia.

Bajo esa lógica tendríamos que asumir que alrededor del 60% de los bolivianos es ignorante. Asumiendo esto como posible cabe preguntarse qué hacemos con ellos porque queda claro que si la mayoría de la población pertenece a esa categoría, a la minoría le corresponde denunciar tal inmoralidad y actuar en consecuencia, no vaya a ser que la complicidad y el silencio la posicione en un nivel inferior.

Paulo Freire, educador brasileño, nos proporciona reflexiones pertinentes al respecto y lo primero que señala es que no podemos “estar en el mundo con las manos aguantadas”, dejando existir a la miseria humana, aquella con rostro de sometimiento y opresión. Seguir leyendo “¿Qué hacemos con los “ignorantes”? (Los Tiempos, 2014)”

Las exesposas y las rosas amarillas

Captura de pantalla 2013-04-15 a las 14.46.06Apenas supe que había muerto, decidí que no iría a su funeral.

Lo despedí a la distancia, de lejos pero de cerca.  Ya no estaba en este espacio terrenal y es probable que haya comprendido mi excusa: detesto los funerales, es que no me entiendo con las partidas para siempre: me asustan, me espantan y me arrebatan un poco de vida.

De lunes a jueves transito por el mismo lugar solo que esa tarde en la que todos lo despedían y yo no, me crucé con su carro fúnebre; yo de vuelta, él de ida. Seguir leyendo “Las exesposas y las rosas amarillas”

Uninominales, otro error de la oposición (Análisis, Los Tiempos, 13 octubre 2014)

Mi análisis sobre el pobre esfuerzo realizado por la oposición y el oficialismo en las candidaturas uninominales que se tiñen de azul.

(ACLARACIÓN NECESARIA: mi persona no es catedrática de Ciencia Política en la UMSS).

Sigue esta dirección para leer la publicación:

http://www.lostiempos.com/elige/noticias/noticias/20141013/la-brigada-cochabambina-sera-azul_277347_610166.html

Campañas políticas, entre limitaciones y excesos (Los Tiempos, 2014)

En un análisis de esta campaña política es imposible dar el mismo tratamiento al MAS que al resto de los candidatos porque está claro que las reglas de juego no han sido las mismas para oficialistas que para opositores. Los primeros han gozado de todas las ventajas del aparato estatal; los otros han tenido que recurrir a su capacidad y creatividad, atributos que han definido y marcado el límite de su existencia, algo que era previsible.

La campaña mediática, como no podía ser de otra forma, reflejó lo que verdaderamente son los candidatos, lo que podían hacer y lo que tenían para mostrar. Seguir leyendo “Campañas políticas, entre limitaciones y excesos (Los Tiempos, 2014)”

A la sombra de la realidad y a la luz de la fantasía

Esta mañana acabé una historia sobre la taxonomía de la sexualidad masculina y con ello me vacié, vaciamiento que suele durar unas pocas horas hasta que se me ocurre algo o me inquieta otra.

No quiero escribir por el momento, pero resulta que en contra de esa voluntad, me agarro del teclado y decido hacerlo ¿forzada? Al contrario, entusiasmada, lista para otro round, como si nada hubiera pasado…como si no hubiera dejado descalabro y medio por ahí con esas líneas que pusieron a elucubrar  a más de un Judas que se pregunta si será él Señor.

Estoy en el avión de vuelta a casa. Miro las nubes y escucho música. Mi música, esa que registro cuando el corazón ríe y también cuando llora…son tonadas que tranquilizan cuando la rutina se hace antipática. El mismo discurso de seguridad, de prohibir todo, de mirar al uniformado que tienes  en frente para aprender a abrocharte el cinturón o ponerte la mascarilla, de rezar para que nadie se siente a tu lado lado y no tener que incurrir en la educada banalidad de una conversación estúpida. Seguir leyendo “A la sombra de la realidad y a la luz de la fantasía”

La taxonomía de la sexualidad masculina

Remedios-naturales-para-estimular-la-sexualidad-masculina-1No sé en qué desafortunado momento a alguien se le ocurrió pensar en la igualdad, cuando más bien, el encanto de la vida está en la diferencia. Los seres humanos somos distintos en demasiados aspectos, en los más concretos y en los más subjetivos, sobre todo en estos últimos y gracias a esta mixtura es que nunca será ocioso pensar la composición de la especie.

Pero este “cuento” no pretende discernir sobre esta cuestión aunque se hace necesario establecer que si bien no creo en igualdades ni modelos, me parece que sí se puede hablar de taxonomías. Y de eso es que trata el texto este que intenta explicar por qué los varones actúan como actúan,  hacen lo que hacen, y dejan de hacer lo que no pueden hacer (aunque se queden con las ganas). Debemos pensar –necesariamente-  su “sentir sexual”. Seguir leyendo “La taxonomía de la sexualidad masculina”

Votantes bolivianos, populistas y pragmáticos (Los Tiempos, 2014)

87000_gd“Voten por el segundo de las encuestas sin importar quién sea”, ha pedido a los bolivianos el exalcalde y exprefecto de Cochabamba, Manfred Reyes Villa.

¡Habrase visto! Esto es tan atrevido como la amenaza de chicotazos al voto cruzado del oficialismo. Ambas son consignas típicas de un modo de hacer política que configura una democracia vulnerable a un votante que, como se mira el proceso electoral que llega a su fin, puede ser caracterizado de dos formas: por una parte el elector pragmático, al que se le “sugiere” con toda confianza que vote por el menos peor, por el segundo con tal de tratar de inclinar una balanza que pesa en contra; por otra, el elector populista al que se le puede decir con total normalidad que si vota cruzado va a llevar huasca. Seguir leyendo “Votantes bolivianos, populistas y pragmáticos (Los Tiempos, 2014)”