Esas manos cómplices son las que yo amo


amor1[1]Mmmm, las manos, su poder es asombroso. Este 2014 cumpliré 20 años de matrimonio gracias a un par de manos que quisieron medirse.

¿1988? Tal vez. Era sábado.  Andábamos por “el avión”, allá abajo en la zona Sur. Estábamos buscando una dirección para entregar un carrito de supermercado lleno de fiambres Dillman. Él era el conductor del espacio televisivo, yo la modelo de a mini, con rulos sueltos y la cara pintada, muy pintada. Era modelo ¿cómo más podía lucir?

Ambos habíamos sido contratados por el Patato Méndez que había creado un espacio de juego auspiciado por esa industria de alimentos en su programa Súper Sábado que nacía en aquel entonces en la avenida Salamanca y Antezana, en Canal 4 ATB.

Yo no coordinaba una, pero no importaba, sólo era la modelo o sea el adorno, algo así como el florero…tenía 15 o tal vez 16. Él era todo un avanzado en las artes de la conducción televisiva y de la conquista.

Cada sábado nos juntábamos para salir a entregar los carritos Dillman a las familias sorteadas. Y ahí iba yo, muy pituca detrás de una torre de chorizos, fiambres y mortadelas con una sonrisa de oreja a oreja…como si me pagaran, y bien que lo hacían, fueron mis primeros ingresos en dólares.

La campaña duraba dos meses y cuando faltaba un fin de semana para que acabe, allá en el sur, por el avión, él me pidió la mano: “Prestame tu manito, voy a medirla con la mía”, me dijo. Yo, ingenua como cuando quiero, se la presté. Fue suficiente. Me pidió la mano, se la di y hace 26 años no me la suelta…y yo tampoco.

¿Qué pasó? No lo entiendo, nunca lo entenderé. Solo sé que el amor entró por mi mano, izquierda o derecho no sé y tampoco interesa, pero entró para quedarse. ¿Será posible? Sí, así fue.

A propósito de las manos, hace un par de meses mientras esperaba a mis hijos en la puerta del colegio, disfrutaba de una escena fantástica: Unos adolescentes charlaban entusiastas, se reían y molestaban. De pronto, uno de ellos se acercó a otros dos, los tomó de las manos y las unió con lo que, de manera oficial, dio por estrenado el emparejamiento.

El enamorado se puso colorado y casi se paraliza sobre el acto; ella, volcó la cabeza y sonreía mirando hacia el costado. Tenían las manos tomadas, se las veía rígidas, tal como las había colocado el amigo cómplice.

Los demás chicos se rieron y todos juntos se fueron caminando hacia el parque de la esquina creyendo que nada pasaba, ignorando que todo podía suceder. Yo, como recordando otros tiempos, me quedé concentrada en esas manos estáticas pero que, sin embargo, hacían lo suyo: ¿Conectaban? Sí; ¿Transmitían energía? Seguro. ¿Electrizaban a sus dueños? De hecho. ¡Qué maravilla!

Esas dos almitas comenzaban a descubrir los poderes mágicos y divinos del amor, ése que viene junto con el deseo y que acaba en sexo. Todo eso que alguien ha descrito como mariposas…sí, esas que revolotean en el estómago provocando ráfagas, torbellinos, huracanes, quizá tsunamis de calor que transitan por todo el cuerpo quemando tu cerebro y algo más…todo lo  demás.

Quién no quisiera volver a esos años en los que el fuego de la pasión invade el cuerpo, sofoca la sangre hasta quemar las venas. Es que la primera juventud está hecha para que eso ocurra…y las manos, inocentes manos hasta entonces, se encargan de encender la hoguera.

Las manos sanan, las manos curan, las manos calman…las manos enamoran y aman. ¿Queda alguna duda? Ninguna, sobran las experiencias.

En los altibajos de estos 20 años juntos, nuestras manos han tenido responsabilidad mayúscula…nos han ayudado a mirarnos, a sonreírnos, a perdonarnos, a reencontrarnos…!Esas manos cómplices son las que yo amo!

Anuncios

3 comentarios en “Esas manos cómplices son las que yo amo

  1. alvaro garcia meza

    Fue un encuentro de izquierda mía y derecha tuya, sin duda nuestras manos más débiles, pero tal vez las más proclives a la sensibilidad.
    Sí, fue mágico….vaya que lo fue, lo es y seguro lo será siendo. Ya vamos tomados de la mano un cuarto de siglo y vamos por los demás.
    Eres hermosamente ingenua y te amooo.
    El de la mano.

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s