Calzoncillo amarillo


boxer-largo-zylas-sport-amarillo[1]Me impresiona –una vez más- cómo los humanos actuamos o por inercia, obligación o estupidez.

Inercia, seguir a la multitud, pecado recurrente del mediocre típico según José, José Ingenieros. Obligación porque alguna ley así lo dice. Estupidez porque sí, inercia, obligación o porque estamos perdidamente enamorados, la estupidez es muy frecuente en el ser humano.

Estoy en el aeropuerto de Cobija (no interesa en qué aeropuerto esté, en todos sucede lo mismo) sentada al frente de una de esas máquinas que escanean tu humanidad para ver si portas algún arma mortal o un simple cortaúñas que según la ley también constituye un potencial arma mortal. Sucede lo que tiene que suceder: hombres y mujeres se quitan todos los objetos metálicos que portan consigo y los dejan junto a sus billeteras, celulares y demás dentro de una caja plástica.

Todos hacen lo mismo creyendo que con eso el aeropuerto asegura un vuelo seguro, es decir, sin asesinos, terroristas o esquizofrénicos a bordo.

Todos, en fila, comienzan a “desnudarse” de sus posesiones materiales. Lo interesante es cuando los varones deben sacarse el cinturón. Se los ve tan simpáticos, naturales, diría yo. A algunos se les comienza a aflojar los pantalones y a otros se les ve algo más. No falta el viejo que con las piernas abiertas y en pose de ataque, se desabotona el ojal, se baja el cierre y comienza a vestirse metiéndose la camisa acomodando y poniendo en su lugar otras cosas más con una naturalidad que espanta.

La acción se repite y digo qué estúpido: todos hacen lo mismo y si supieran que si la cosa esa sonara a nadie le importaría porque el señor que “controla” no controla y cuando suena la cosa y se prende la luz roja, el controlador les dice “pase nomás”. Entonces ¿para que el show de la “sacada”?

De pronto algo sui géneris convoca mi atención…digo, otra cosa más rara aún lo hace. Un señor muy obediente -como todos los demás- se deshace de sus metales, y luego procede a sacarse el cinturón. De inmediato queda en evidencia: tiene puesto un calzoncillo amarillo, sí, color patito, color pollito bebé, color oro, color sol, color esperanza, color dinero, riqueza material….qué color más bello pero más horroroso para que sea usado en una bombacha de hombre…de mujer lo propio, asqueroso color para la intimidad, definitivamente.

Se trata de uno de esos calzoncillos que se hacen decir boxers…con un elástico en la cintura muy llamativo que dice Homo. Cómo es posible, esa cosa color patito no tiene nada de homo….la risa me invade y comienzo a jajajear sola…además del calzón amarillo deben ser los nervios y el estrés, pienso mientras intento tranquilizarme…estoy hace tres horas en una terminal de aeropuerto de mierda, cansada, incómoda, bañada en ansiedad e incertidumbre y quiero volver. En vez de eso, debo entretenerme viendo a un viejo en calzoncillos amarillos mientras escucho El Aguante de Calle 13, nada más pertinente.

Lo peor de todo es que al caballero se le han caído un poco los pantalones y el calzoncillo “sexy” ha quedado en su lugar…la camisa que este señor metió dentro de los calzoncillos hacen evidente la prenda íntima. ¡Qué cosa! el hombre tiene puesto un calzón amarillo y dentro una camisa rosa…me cacho, qué asunto poco serio para un señor.

Y así transcurren los minutos y el caballero se maneja por toda la sala de pre embarque mostrando una cintura que dice homo en unas calzonetas amarillas y con la camisa cuidadosamente metida. ¿Se lo imagina?

A manera de premio, el señor en cuestión va y se sienta en frente mío y la parte trasera de su humanidad queda a la disposición de mi atención que ya anda bastante cuestionada.

Por Dios. Mi marido tiene un calzón rojo muy lindo…es una zunga en realidad…se la regalé en Año Nuevo con el convencimiento de que el rojo no estaría demás…es obvio que el señor del cuento ya tiene amor y lo que le falta es plata, además de buen gusto.

Andar con un calzón amarillo…y meterse la camisa en él. Ayayayay.

Es previsible, el señor quizá esté en un viaje de negocios y no encontró cosa mejor que ponerse el calzón de la fortuna.

Mi madre me enseñó a andar con ropa interior adecuada….”por si terminas en el hospital, hija”, me decía…..hospital, claro, hospital mami…y en ese entendido es que trato de cuidar la ropa interior con la que visto, no vaya a ser que en verdad resbale en el hospital o….deba desvestirme para pasar inadvertida por la cosa esta de los aeropuertos.

Dicen que la ropa íntima que traemos puesta influye en cómo nos sentimos. Para dormir bombachas sueltas en señal de comodidad; para trabajar, un calzón manga larga en señal de prudencia; para el fin de semana por la noche un calzón de encaje y tiritas para sentirnos mujeres fatales; para el amor, uno rojo pasión; para viajar, por favor nunca un amarillo, es espantoso.

Sobrevuelo mis montañas nevadas, las que moría por ver y justo mi celular acaba de morir y no puedo tomar más que dos aerofotografías…una turbulencia de la gran siete altera mi tranquilidad y me obliga a retomar el cuento.

El ñato sentado a mi lado viste una chompa lila apretadita muy gay…con que no traiga una zunga amarilla todo estará bien.

Anuncios

4 comentarios en “Calzoncillo amarillo

  1. Julio César

    Como me rei esta vez…………..por eso soy eterno Bolivarista jajajajajajajajaja…….a decir verdad hay otras cosas que molestan a pesar de la ropa interior amarilla y es la forma de usar los panatalones de algunas personas que creo se la sostienen a media nalga en fin, como dicen moda que no creo tanto, aprendi que uno se viste a veces como puede y no como quisiera, pero fuera de eso que jod el calzon amarillo jajajajajajjaaa muy buena esta

    Le gusta a 1 persona

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s