De mujer a mujer


imagesCAMMYCFQTú 15, yo 41. Dirás que hay mucha diferencia, te diría que ninguna.

Te pareceré vieja porque podría ser tu madre, te diré que soy y me siento tan joven como tú; me dirás que te considero una niña, te diría que no, que eres una mujer, tan mujer como yo.
Me dirás que te equivocaste, te diría que yo también; que fuiste una estúpida al hacerlo, te convencería de lo contrario y te haría una confesión: si tendría 15 lo volvería a hacer.
Creerás que no he aprendido nada en 41 años, te daría la razón; el corazón no aprende cuando de amar se trata. ¿Cómo es posible no aprender de los errores? me reprocharías. ¿Errores? qué errores, te preguntaría, si fue lo más maravilloso que me pudo pasar: Descubrir la capacidad de amar no puede ser un error; sentir tu cuerpo vibrar no puede ser error; entregarte por amor no puede ser error; confiar, enamorarte, volverte loca de pasión no pueden ser más que bendiciones.
Me contarás que tienes vergüenza y que no debiste hacerlo. Te diré que el amor jamás es motivo de vergüenza y que sí debiste hacerlo. Vergüenza es algo que el amor no reconoce porque no está en su lógica. El amor entiende de entrega, honestidad, plenitud…y eso no nos debe dar vergüenza, todo lo contrario.
Me dirás que no mediste las consecuencias, te diría que el amor no se mide, solo se siente, se vive y se disfruta cuando llega.
Me dirás que tu cuerpo es sagrado y que no supiste cuidarlo. Te diría que el cuerpo solo canaliza tu alma, más sagrada aún. ¿Que debiste cuidarlo? Y claro que lo hiciste, le diste caricias, besos y pasión.
Sentirás que eres la vergüenza de tus padres. Te diría que ellos hicieron lo mismo que tú y que por eso sigues siendo su “princesa”.
Y qué hay de mis amigas, la mayoría se ha ido por lo que hice. Te diría que entonces no eran tus amigas; ellas se quedan a tu lado. Solo las pusiste a prueba y algunas cayeron en la trampa, otras pocas la esquivaron y ahí están, contigo.
Y el mundo, siento que voy al revés. Y te diría que sí, que es posible que así sea. Que es normal nadar contra la corriente; caminar contra flecha…pero dime si eso no es fantástico.
Y Dios, qué dirá él si le he fallado. Te diría que Dios está gozando de ti y que desde el cielo te sonríe y se ríe también. Que él sabe cómo te hizo y por qué te hizo así. Que él nunca te dejó sola…aunque claro, debes saber que no te perdonará por lo que hiciste….él solo perdona pecados.
Y yo…fui una estúpida, me fallé a mí misma. ¿Que te fallaste? Me haces reír…El corazón no traiciona mujer…y tú solo le hiciste un cumplido.

Anuncios

3 comentarios en “De mujer a mujer

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s