Un mensaje de texto para Dios


No hay como sentir el abrazo fuerte, casi desesperado de un hijo. Ver su carita encendida de felicidad y agradecimiento. Sus ojos que expresan amor y su sonrisa alegría. Ayer recibí tres abrazos que me devolvieron a la vida…que me hicieron sentir grande, importante, amada…los abrazos de mis tres hijos me dijeron que aún me necesitan…gracias Dios por eso, gracias.
No hay como sentarte a escucharlos mientras das gracias a Dios y a la vida por tenerlos; y los miras y te enamoras cada vez más de esas personitas que crecen cada día un poquito y te dejan, te dejan en tamaño y creatividad…esa es la vida …y esas historias, y esos argumentos, y esa espontaneidad, y esa magia de niño que te dice que por eso, solo por eso, vale cualquier esfuerzo.
No hay como sentir el beso de tu compañero, y que te mire y que en esa mirada te diga cosas como ¿por qué te vas? !qué bueno verte! No hay miradas tan habladoras como esas que se dan en un aeropuerto, lugar de expresión, sin duda.
No hay como abrir la puerta de tu casa y sentir que es ahí a donde perteneces…que es lo tuyo, que eres tú…y pues sentirte en casa porque estás en casa.
No hay como reencontrarte con tu jardín y esos rincones y espacios que son parte de tu diario vivir.
Qué te puedo decir Dios, gracias por devolverme a los brazos de mis hijos, al beso de mi pareja, al calor de mi hogar.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s