Vivan los héroes y las heroínas…!qué vivan!

¿Te acuerdas del Javier que trabaja en el banco?  le pregunté a mi esposo anoche durante la cena. Sí, me respondió y se me quedó mirando como esperando que le cuente qué había pasado con él. No pude seguir hablando, mi garganta se trancó de golpe, mis ojos se humedecieron hasta que de ellos brotaron muchas lágrimas durante un buen rato. Digo, fue un buen rato saber que Javier le donará un riñón a su hermana.

“Es mi héroe”,  dice ella de él. Y el mío también les digo a los dos.

“Me faltarán los días de mi vida para agradecerte”, le escribe a su hermano, y con un “te amo”,  termina el mensaje…y eso me emociona, definitivamente.

Qué poco vale todo lo demás, ese nuestro diario transcurrir. Ese preocuparse por verse bien, por tener un poco más, cuando otros luchan solo por vivir. Qué superficial hacemos la vida a veces. Qué mal agradecidos somos con ella que solo nos regala la posibilidad de vivir…¿acaso necesitamos algo más? Seguir leyendo “Vivan los héroes y las heroínas…!qué vivan!”

Anuncios

“La calle es de todos”

180px-Prohibido_estacionar[1]“De quién es ese auto”, preguntaban algunas voces en la canchita de fútbol del Club Aranjuez (una linda iniciativa privada plagada de niños y niñas, una belleza).  En medio del alboroto, la señora que pretendía guardar su automóvil en su garaje al cual no tenía acceso porque alguien había parqueado en él, comenzó a golpear con fuerza el coche mal estacionado.

Ante el ruido de los fierros, una señora salió de entre la menuda multitud y muy furiosa le preguntó que qué le pasaba; por qué hacía eso con su coche.

La dueña de casa, le hizo notar que su auto estaba estacionado en la puerta de un garaje y que eso no era correcto.

La doña infractora -en extremo convencida de tener la razón- le gritó “La calle es de todos”, y se puso a discutir sobre su derecho de parquearse donde a ella le diera la gana.

¿La calles es de todos?…ajá.  Estamos mal, pensé. Seguir leyendo ““La calle es de todos””

Tragedia (Los Tiempos, 2014)

Aristóteles++la+Tragedia+1+wonalixia+arte[1]El título podría convocarnos a la salvajada que Israel comete con Palestina; padres que ven morir a sus niños, niños que ven morir a sus padres, y a los que se salvan huyendo como ratas por donde pueden y no pueden, éxodo de pavor y espanto.

Podría referirse a los tres aviones que en menos de 10 días han caído con más de cuatrocientas personas civiles a bordo; a esos cuerpos desmembrados recogidos y metidos en bolsas plásticas para ser entregados a sus familiares. A ese parco presidente ruso desentendiéndose de lo ocurrido con la cara pálida e impávida en señal de una cirrosis de poder crónica.

Podría remitirnos a la incapacidad de los líderes de la oposición boliviana para hacer un solo frente; a los apetitos personales que les han consumido no solo la limitada capacidad cognitiva que tenían, sino, el decoro personal y cualquier mínimo resquicio de honestidad que podían haber mantenido en nombre de esa patria a la que dicen amar. Seguir leyendo “Tragedia (Los Tiempos, 2014)”

La viveza criolla de dos típicos pelotudos

tontos_1[1]Voy y me siento junto a un hombre que aparenta tener mi edad, el triple de tamaño y diez veces más hablador que quien escribe (eso es mucho, créanme).  A su lado, otro hombre le hace el contrapunteo en un diálogo que refleja la más triste de las vivezas criollas.

– ¿Dónde estás trabajando, pues?

– En COMTECO hermano.

– ¿Y cuánto tiempo ya estás, che?

– Voy a cumplir diez años.

– ¡Puta! Vos ya estás servido, viejo ¿ganan bien, no?

– Puta sí hermano, cada aumento es pues de 600, 700. Pagan antigüedad, bien es      viejo.

– Yo tenía pues que entrar a COMTECO, no ve que hice la campaña del fulano, pero puta el tipo no me consiguió nada.

– Debías haberlo jodido. Seguir leyendo “La viveza criolla de dos típicos pelotudos”

Calzoncillo amarillo

boxer-largo-zylas-sport-amarillo[1]Me impresiona –una vez más- cómo los humanos actuamos o por inercia, obligación o estupidez.

Inercia, seguir a la multitud, pecado recurrente del mediocre típico según José, José Ingenieros. Obligación porque alguna ley así lo dice. Estupidez porque sí, inercia, obligación o porque estamos perdidamente enamorados, la estupidez es muy frecuente en el ser humano.

Estoy en el aeropuerto de Cobija (no interesa en qué aeropuerto esté, en todos sucede lo mismo) sentada al frente de una de esas máquinas que escanean tu humanidad para ver si portas algún arma mortal o un simple cortaúñas que según la ley también constituye un potencial arma mortal. Sucede lo que tiene que suceder: hombres y mujeres se quitan todos los objetos metálicos que portan consigo y los dejan junto a sus billeteras, celulares y demás dentro de una caja plástica. Seguir leyendo “Calzoncillo amarillo”

“Los mejores dibujos”

images[5]Había vuelto a casa con un pequeño ramo de flores silvestres pintadas en tonalidades rosa. Las gotas de agua golpeando en el césped se encargaban del sonido ambiente, y la pronta llegada del picaflor sería la única visita esperada. Qué mañana perfecta para el amor, ella pensó.

Mudo testigo de un apasionado encuentro íntimo, el sofá de gamuza café, veía cómo los esposos jugaban a ser amantes. Seguir leyendo ““Los mejores dibujos””

De derechos chutos (Los Tiempos, 2014)

El periódico La Razón informa que en el norte potosino algunos ayllus realizan censos para registrar la propiedad de vehículos indocumentados: “Autos Indocumentados Ayllu Aymaya Gestión 2014”, reza la boleta.

Los Tiempos da cuenta que en el trópico cochabambino existe una “Asociación de propietarios de vehículos indocumentados con 4 mil integrantes”, mientras que de acuerdo a datos de Bolivisión Cochabamba, en la zona andina del departamento el número de automotores indocumentados (chutos) alcanzaría las 6 mil unidades.

Según la Aduana Nacional, en Bolivia existen 17 rutas por donde los contrabandistas ingresan autos chutos siendo las más utilizadas Challapata (Oruro), Uncía (Potosí), Ivirgarzama (Cochabamba), Yungas (La Paz) y Guayaramerín (Beni). Seguir leyendo “De derechos chutos (Los Tiempos, 2014)”

Democratizando el trabajo doméstico en cueros

13378_azkibel-nunez-con-el-torso-desnudo[1]El spot televisivo de los modelos amantes de la limpieza, es  más que solo simpático, resulta hasta atractivo ver a unos hermosos jóvenes mostrando el torso desnudo y bien ejercitado en situación de amos de casa.

Como quien diría a pensándolo mejor, el spot televisivo de esos chicos bellos bien aseados y aseadores resulta interesante porque pretende demostrar –aunque en realidad no lo desea- que los chicos también lloran, lavan, limpian y trapean, y eso, todo eso, puede resultar una especie de vacuna a la tan adolorida imagen de mujer que durante años viene transpirando la gota gorda no solo con los quehaceres de la casa, sino con los retos profesionales en la oficina, los exámenes en la universidad y la lactancia.

Muchas féminas han aplaudido el spot en cuestión creyendo que éste es el principio del fin del abuso de género que de regalo nos trae planchas, cocinas, refris y cuanto utensilio de uso doméstico hay en el mercado en descuento al día siguiente del 27 de Mayo. Seguir leyendo “Democratizando el trabajo doméstico en cueros”

De mujer a mujer

imagesCAMMYCFQTú 15, yo 41. Dirás que hay mucha diferencia, te diría que ninguna.

Te pareceré vieja porque podría ser tu madre, te diré que soy y me siento tan joven como tú; me dirás que te considero una niña, te diría que no, que eres una mujer, tan mujer como yo.
Me dirás que te equivocaste, te diría que yo también; que fuiste una estúpida al hacerlo, te convencería de lo contrario y te haría una confesión: si tendría 15 lo volvería a hacer.
Creerás que no he aprendido nada en 41 años, te daría la razón; el corazón no aprende cuando de amar se trata. ¿Cómo es posible no aprender de los errores? me reprocharías. ¿Errores? qué errores, te preguntaría, si fue lo más maravilloso que me pudo pasar: Descubrir la capacidad de amar no puede ser un error; sentir tu cuerpo vibrar no puede ser error; entregarte por amor no puede ser error; confiar, enamorarte, volverte loca de pasión no pueden ser más que bendiciones. Seguir leyendo “De mujer a mujer”

Motivo de orgullo

DSC_3670Acabo de recibir la obra Realidades y Prospectiva Educativa de Juan Díaz de la Torre como compilador. Se trata de una publicación de dos TOMOS auspiciada por el SINDICATO NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN de México de la cual tengo la satisfacción de participar con el artículo “Miradas, opiniones y criterios sobre un proceso en construcción: la evaluación y calidad del desempeño del profesorado” que escribí con mi colega Ramón Daza R.

 

 

 

 

 

Desaparecer

Este es uno de esos días en los que deseas desaparecer. ¿Mucha ingratitud con la vida querer algo así? puede ser…inevitable sindrome, con seguridad; perdón por eso quizá sea necesario, pero nada evita que lo siga deseando.
Desaparecer, desaparecer para siempre.
Ayer palabras se repitieron hasta el cansancio…hasta que la noche se hizo día. Las palabras, aunque de gran significado, son nada cuando no se las quiere comprender…se van como cometas fugaces.
Te esmeras en decirlas y de nada sirven…de nada.
Libertad, confianza, decisión…como cometas fugaces…ni las ves pasar.
Desaparecer porque estás demás.
Desaparecer será el camino, un camino sin vueltas ni retorno…

Lecciones de este mundial (Los Tiempos, 2014)

images[7]¿Qué han hecho argentinos, brasileros, chilenos, costarricenses, uruguayos y colombianos para regalar a sus pueblos la emoción y el orgullo de destacarse entre los mejores del mundo?
Durante este mundial, los medios de comunicación y las redes sociales nos han mostrado que detrás de cada jugador hay una historia de esfuerzo, fe y convicción.
Un James Rodríguez que desde muy niño ya sabía lo que quería ser cuando fuera grande. Es que todos los jugadores de este mundial como de los anteriores y los que vendrán son chicos con un pasado construido sobre bases sólidas, tanto personales como institucionales.
Selecciones como la de Holanda y Brasil han demostrado lo fundamental y decisivo que puede ser contar con un Plan B; cuando el equipo de los Países Bajos colocó a su portero especialista en tapar penales y el equipo anfitrión quedó “inhabilitado” con la salida de Neymar y Silva.
El cuadro Alemán ha dado una lección de entereza al celebrar muy “a la alemana” su clasificación a los cuartos de final.
Mientras los equipos latinoamericanos “saltaban de una pata” por avanzar un peldaño más, los teutones dejaban adivinar apenas una sonrisa: “Ganar era una obligación y un paso más para la que es nuestra meta”, explicaba su Director Técnico.
¿Esto es lo que llaman cultura de la excelencia? ¿Es la mentalidad de la perfección?
Todas las selecciones nos han enseñado que cuando de mojar la camiseta se trata en nombre de su país, no importa ni la lesión física y el dolor que pudiera provocar ni la silbatina e insultos de un público en contra ni la humillación de una goleada a los 30 minutos de una derrota segura. Se está ahí para jugar…hasta el final.
Pero quizá la lección más significativa tiene que ver con aquello que se ve en la cancha después de cada partido. Resulta estremecedor el abrazo de felicitación entre circunstanciales rivales; las palabras de consuelo del ganador al que ha sido derrotado en ley; la admiración que existe entre jugadores y que termina en intercambio de camisetas; el arrodillarse y mirar al cielo para agradecer a Dios por lo recibido, sea gloria o sepultura. Todos, actos que hacen al ser humano capaz de forjar al verdadero deportista.
Por supuesto no puedo dejar de destacar aquello que las cámaras muestran antes de cada encuentro y que algunos países como Chile lo manifiestan de manera contundente. Entonar el himno nacional como lo hacen los de la roja, puede ser, según los psicólogos deportivos, determinante para salir triunfadores.
Cuando Bolivia llegó al mundial de Estados Unidos, hace ya 20 años, lo hizo con jugadores con bases sólidas, con un plan B en el banquillo de reserva, con un director técnico que gestionó hábilmente triunfos y derrotas, con deportistas que sudaban la verde hasta las últimas consecuencias y con una selección que aprendió y nos enseñó a entonar el himno nacional con la energía que se merece.
¿Por qué desaprendimos todas estas lecciones? ¿Cuál es el futuro que nos espera con equipos ligueros plagados de jugadores extranjeros? ¿Cuál es el apoyo real que los clubes reciben de las instituciones del Estado? ¿Son las decenas de canchas de césped sintético la clave para iluminar potenciales estrellas del fútbol?
El martes pasado, el Club Olympic celebró “55 años de pasión”. Varios eximios deportistas fueron reconocidos, entre ellos un hombre grande: don Roberto Pavisic a quien le regalaron un enorme corazón firmado por cientos de personas. Roberto, en la humildad, sencillez y sabiduría que le caracterizan, dijo que el éxito deportivo tiene un solo nombre: “Sentimiento”.
Para acceder a la publicación de Los Tiempos:
http://www.lostiempos.com/diario/opiniones/columnistas/20140711/lecciones-de-este-mundial_266194_583532.html