Las mujeres son valientes


20121102121915[1]Me metí al internet a modo de matar el tiempo que por estos lugares es largo y caliente…sobre todo los domingos. Domingo es un día sufrido en Cobija: no salen a vender las panaderas: no hay cuñapés y tampoco sale la Lucy, por tanto no hay café. La tarde se hace “aterradoramente” larga, aburrida y se constituye en el mejor impulso para volver a casa al día siguiente.

Mi celular suena, es mi hijo menor que esta semana bailó de chapaco…miraba su foto y mi corazón se paralizaba. Los extraño y a los otros también. Le digo que hace unos minutos estaba pensando en él y que lo extraño. Mi Fabio es capaz de eso: paralizarme el corazón de amor.

Pero bueno, en ese contexto, al terminar clases, decidí entrar al internet, me senté, comencé a revisar mi correo con un par de ideas en la cabeza, y a mi lado se sentó una jovencita de no más de 20 años. Morena, linda, perfecta diría yo. Traía en sus brazos a un bebé recién nacido y bien cuidado. Era mujercita pues estaba vestida de blanco y rosa y llena de encajes. La wawa no tenía más de un mes de vida.

La mujer comenzó a hacer algo en el cubículo vecino…pensé -subestimándola- que estaría en el Facebook. La curiosidad me sobrepasó y descubrí que la joven hacía un trabajo, quizá para su escuela, instituto o universidad…quizá para su fuente laboral.

Volví a lo mío y me terminé de convencer. Dios, las mujeres son valientes, pensé.

En la mañana, mientras esperaba a que llegaran más estudiantes para poder comenzar la sesión, comentaba con una colega el esfuerzo que teníamos que hacer las mujeres para poder estudiar.

Comentamos sobre el tamaño de los pezones, los colores, y la cantidad de leche que somos capaces de producir. Me acordé de Lulú y sus llantos de dolor cuando tetaba a ese pequeño comelón; me acordé de lo mío cuando mi primer hijo me hizo descubrir uno de los dolores más terribles que una mujer puede sentir…me acordé del celular que metía en mi barriga cuando me iba a pasar clases a la San Simón…y le contaba a la compañera que cuando sonaba el aparato yo debía correr a mi casa, “pelar teta” y socorrer a mi Fabio que desesperado lloraba en los brazos de su papá, precisamente, el Fabio que en ese entonces tenía solo cuatro meses.

El curso se fue llenando…con una presencia considerable y mayoritaria de mujeres.

Como hablábamos de pechos y leche, mi interlocutora me contó que una compañera que a veces asiste con su beba recién nacida a clases, otras deja a su wawa con su mamá, y ambas esperan en la plaza que queda a dos cuadras de la universidad.

¿En serio? le pregunté. Ella asentó y me dijo que toda la mañana ambas se sientan en un banco de la plaza y esperan que la compañera, mi alumna, salga de la clase para dar pecho a la bebé.

Al finalizar el curso, antes de venirme al internet revisé la lista de asistencia de estos cuatro días de trabajo en clase. Me di cuenta que varios compañeros habían abandonado el módulo. Pregunté si alguien sabía de ellos. Una compañera me dijo que sí, que lo habían abandonado porque les resultó muy difícil administrar las clases y el trabajo.

Me sonreí y no soporté hacer el comentario: ¿Los compañeros no pueden administrar su tiempo? miren a la compañera recién parida cómo administra su vida y la de su bebé.

“Yo me tuve que cambiar de paralelo porque la fecha del anterior se cruzó con la enfermedad de mi hijito, pero ahora estoy acá”, dijo otra estudiante.

Estábamos cerrando el curso y apareció otra compañera, abogada ella, corriendo a entregar los trabajos. “No pude llegar antes porque mi hijo se rompió el brazo y lo tuvimos que enyesar, pero he venido a dejarle las tareas”.

Las mujeres son valientes, no puedo decir más; la realidad otra vez me supera.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s