La estatua de H. Chávez


ImagenCon vestido, tacos, cartera y sin melena, me senté de ladito en el asiento trasero de una moto y le dije al chófer: “Maestro, lléveme a la estatua de Hugo Chávez, vamos a sacarle fotos”.

Varias cuadras de una avenida larguísima, la Beni Mamoré, hoy luce un deterioro real debido a la mala calidad del asfalto; una vía esperada por años que llegó de manos de Evito…hasta los basureros son azules.

Llegamos cuando pensé que me caía en el intento de sacar mi celular para tomar unas fotos de la llegada.

DSC_3257Mi percepción no interesa, es tan relativa que francamente no importa. Podría decirles que la estatua es imponente y ser mentira. Podría decirles que es desproporcionada y sería algo evidente; que me parece un insulto y estar equivocada.

Lo único cierto es que la estatua está ahí, sin soldados que la resguarden y sin visitantes que la mimen. La estatua luce sola brillando según el sol, y presente según se la mire.

DSC_3256Podría opinar que el texto de la plaqueta está mal redactado, pero eso no importa; que la ofrenda va más allá de cualquier forma y eso sería falso.

Que esté ahí no es un detalle, no es poca cosa, no es “moco de pavo” como decía Cayetano…es caca de vaca: cosa grande, poderosa, fea, pesada, abundante, atrevida, insolente, pero eso podría ser –también- un exceso mío.

Anuncios

Un comentario en “La estatua de H. Chávez

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s