Hombría


Tampoco se traiciona.
Tampoco se traiciona.

Con qué facilidad las personas –hombres y mujeres-  acusamos a las mujeres: Si la violaron es porque ella se expuso; si la raptaron es porque ella generó las condiciones; si la emborracharon es porque no sabe elegir a sus amigos; si le metieron mano es porque hay personas y medios mal intencionados o porque es una “tacaña” y no quiere compartir su muslito o culito con nadie; si le dicen alguna grosería en la calle es porque se vistió de manera provocativa;  si publicaron unas fotos que no debían de ella es porque fue una tonta al sacárselas;  si se acostó con alguien por qué se acostó con ese alguien;  si habla fuerte es una loca;  si ríe con sinceridad es una vulgar;  si responde el saludo por qué lo hizo….y un largo, extenso e inacabado etcétera de culpas que recaen sobre las “humanidades provocativas e indecentes” de nosotras las mujeres.

Por su parte, con qué facilidad culpamos a las nuevas tecnologías, al Facebook, por ejemplo. Si usaron una foto tuya para darte muerte civil para qué subiste la foto a la red; si te insultaron es porque estás demasiado expuesta;  si te ofrecen hacer tríos fabulosos es porque escribiste alguito demasiado liberal;  si cumples años y luego usan tu foto para cagarte para qué cumpliste años; y así -también- un larguísimo etcétera de situaciones en las que eres culpable por usar el feis, el Twitter, el no sé y no sé cuánto….es que mejor si no lo haces porque nunca falta el o la que se aprovechará de tu osadía hoy, error mañana.

“Por eso yo no tengo feis”, comentó una amiga el otro día cuando se hablaba de las barbaridades que suceden alrededor de esa red social (sobre todo en época electoral cuando se disputan botines sospechosamente millonarios).

Es cierto, hoy, con estas tecnologías a la mano de todos estamos más expuestos que antes, sin duda; pero hagamos un esfuerzo por ubicarnos en la cabalidad del juicio; es decir, no culpemos al Facebook porque un niño psicótico publicó las fotos que su enamorada le confió, sería como culpar a la minifalda por estar de moda; o lo que es lo mismo, a los intereses de la oposición política o a los medios de comunicación y no al  sinvergüenza de un poderoso que ha olvidado que tiene una madre, esposa, hijas, hermanas, nietas y sobrinas.

La tecnología es solo tecnología…hoy está al alcance de todos, cierto, pero ayer fueron las filmaciones y las fotografías; anteayer las cartas, y desde siempre fue la lengua. La lengua que sirvió para hablar demás, para delatar, para vengar, para humillar o para hundir a alguien, ¿y no por eso vamos a culpar a la lengua? Cosa rara, húmeda, rosada y fofa que es solo el medio que sirve para articular lo que nuestro cerebro piensa y nuestro corazón siente.

En este contexto, no entiendo a las personas que a la primera satanizan al feis, por ejemplo.  No las entiendo porque no se dan cuenta (o no quieren hacerlo) que el culpable no es la red social, sino el que le da el mal uso: ese “niñito bien” que le prometió amor eterno a la enamorada y que sin embargo, se portó peor que un hijo de puta al subir las fotos de ella.  Por Dios, eso no es culpa del feis pues, es culpa de los padres que no le enseñaron al pequeño desgraciado que el amor y la confianza de una mujer jamás se traicionan, que a una mujer hay que respetarla, que nunca se debe decir con quién uno se acostó; que lo que pasa entre él y ella es asunto de los dos y de nadie más; en fin, tantas cosas que uno puede y debe enseñar a sus hijos para que no sean unos mal paridos…aunque lo sean.

La educación también había sido enseñarles a nuestros “retoñitos amados” ciertas “normas básicas de hombría”. Ser hombre es pues respetar a una mujer ante todo. Lamentablemente, hay padres que jamás escucharon de sus padres que a una mujer no se la toca ni con el pétalo de una rosa, en consecuencia hay hijos que no lo entenderían ni a bala; hay padres que jamás inculcaron a sus hijos a respetar el honor, a valorar el amor y la entrega de una mujer…y que por eso -al primer descuido- la humillan, la traicionan, la venden.

Triste porque en vez de todo eso, hay padres que creen que la mini es la culpable; que las redes sociales son las desgraciadas, que la víctima es la loca…¿será posible tanta ceguera? Sí.

Qué pena que ante la mierda a flor de piel y al “riesgo de las redes sociales”, los padres tengamos que enseñarles a nuestras hijas a vestir trajes de hierro, a vivir escondidas entre las cuatro paredes de la casa, a andar con un abogado a cuestas,  y a escapar de viejecitos asquerosos que se hacen llamar “Honorables”…no puede ser ¿no?

Enseñemos a nuestros hijos varones que ser machitos es respetar a una mujer, que eso implica no levantarle la mano, la voz, no traicionar su amor, su confianza, su entrega…porque es sencillo: han sido paridos con mucho esfuerzo, entrega, amor y fe por una mujer. Solo eso debería serle suficiente a cualquier hombre que se precie de serlo.

Anuncios

6 comentarios en “Hombría

  1. GORKY MORGANA

    El ser hombre, un tema interesante ya que desde Adan y Eva, empesamos a culpar a las mujeres, pero el hombre ya tiene mayor fuerza y brutalidad, comparado a una mujer, el hombre, el macho en esencia pura, es torpe, somos torpes y fuertes por naturaleza, diseñados para trabajar mucho mas que una mujer y en condiciones muchas veces fatales, el hombre semental, la mujer la diosa de la perpetuidad, dos seres que se unen de dos en dos, para formar la familia, una de las instituciones mas antiguas, la mujer diosa reveladora de sacrificios inpredecibles, la buena mujer debiera ser el reflejo de un buen hombre, por lo tanto intocable, para sellar con hermosa armonía la conducta de un Rey frente a una Princesa……GORKY DE SUR AMERICA..

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s