Atrapada en el beso Francés


images[1]Te fundo en mi pecho mientras toda yo siente la potencia del acercamiento hacia lo desconocido. Sensación de libertad y de poder que apenas alcanza segundos, mientras el pájaro de lata hace uso de toda su fuerza para separarme de donde creo depositar mi frágil existencia.  Da lo mismo, arriba soy miedo, abajo incertidumbre; arriba me sostengo de lo que puedo, abajo también.

Atrapada como nunca antes o como siempre quizá. Esta vez no hay escapatoria ¿cuándo la hay?

Ingresé al cuadrado para encontrarme con un poco de vida. Ese alimento esperado y necesario, nunca suficiente. Egoísta él, nunca llegó, jamás llegó y lo esperé. Mi vida no tenía sentido, y afuera, un poco más allá llovía. Llovía sin temor, sin vergüenza, el cielo lloraba con su cara triste, lloraba el pobre, no era sinvergüenza, era simplemente.

Atrapada en ese cuadrado rodeado de agua, de gotas, de cántaros y de algunas goteras que rabiosas se filtraban por el error del hombre y la destreza del agua que no escatima esfuerzos ni sutilezas para bañar todo lo que a su alcance tiene.

El agua que es vida, el agua que es regocijo, frescura y agradecimiento; el agua que es muerte y pena, esa que agobia, que hastía y quema. El agua, por todos lados, por los cuatro, me tiene atrapada, completamente atrapada.

Atrapada en medio de trastes nuevos y pobres elegancias, de artículos de primera necesidad y de ninguna también. No tiene sentido mirar algo. Perder el tiempo sería detener la atención en lo superficial cuando sientes que tu vida se extravía en aquella isla de verano agotado. Y si encontrara la salvación en esa envoltura, y si la detuviera allí, en lo banal, en el sinsentido, en el vacío, en la risa disfrazada, en el llanto sincero, en el sufrimiento necesario…sería la escapatoria, pero no puedo, sigue lloviendo y no hay a dónde ir…es lo que hay, es lo que tengo por el momento.

Atrapada estoy en ese cuadrado. Voy y vengo, cruzo de un cuadrante  a otro y cada uno tiene un aspecto diferente. Un hombre semidesnudo duerme donde puede, donde le agarró el sueño y las ganas. Con sus manos sobre su desfachatez, el hombre inconsciente descansa su atrevida materia.

En el otro cuadrante, ella me pide el periódico que intenta distraer mi sentido. Por un momento ese pedazo de papel de tamaño tabloide está lleno de sangre, de tragedia, de pena, de horror, de injusticia….en medio de tanta poca vida, se salva una noticia: el día internacional del beso. ¡Oh!, el beso, los besos. La especialista dice que pueden ser peligrosos y coincido…muy peligrosos los besos, portadores de males contagiosos, virales, mortales esos besos.

El Francés, el Pico, el Cazador, si hasta recuerdo sus nombres, cautivaron mi atención y los memoricé sin pensarlo, es que los pude sentir. 13 de abril día mundial del beso….así es la vida, maldita, cruel, irónica, hermosa, despiadada…el beso, el beso.

La mujer me quita el periódico. Lo dobla y lo guarda. Qué desgraciada ella, flaca, lineal, sin vida…se guarda ese poquito de tiempo distraído. Guarda los besos y con ellos al Francés, al Cazador y a otros menos virales y peligrosos, inocentes, tiernos que no hacen daño como esos que tumban, que matan.

Esquivando goteras me cruzo al tercer cuadrante. Miro mis pies metidos en unas chanclas de goma, ideales para lo que pretendo hacer: huir. Escapar de esta tragedia sería lo adecuado. Qué hago aquí…debo ir en busca de ese beso Francés…ajusto mis zapatos baratos, tomo fuerza, recuerdo las palabras de mi madre vendedora de psicología necesaria y decido dar el paso.

Sé, al menos sé, que me espera un camino largo, empinado, mojado, difícil….es mi camino, el de muchos, el de algunos, el de nadie…aunque en este momento todos han desaparecido. Llueve a cántaros, no hay luz artificial, no hay conexión…sola yo con mis zapatos de goma que apenas chapotean en el asfalto  mientras pienso en el beso Francés y mantengo la cabeza hacia adelante; no pienso voltear, no quiero ver ese cuadrado, no miraré hacia atrás, aunque lleve conmigo, en la memoria que atormenta, la tragedia de un director de prensa que mejor lo haría de carnicero y de alguna enamorada reportera que lo convenció de incluir una romántica dedicatoria al día internacional del beso.

Sigo caminando con los pies mojados, sucios tanto como mi mente que me entierra en el recuerdo de ese apasionado, húmedo, excitante y delicioso beso francés.

Anuncios

3 comentarios en “Atrapada en el beso Francés

  1. ¡Mónica, tu beso francés no es solo un beso, es un viaje al país de los besos que más que un país en este caso es una puerta a los mundos de las sensaciones de las percepciones de las huella mnémicas, de las aventuras reales e imaginarias…

    Que maravilloso viaje acuático organizado en cuadrantes Que enlazan una serie de cadenas significantes metódicamente, con zapatos de goma son los pies dentro del mar se sensaciones.

    y… la madre, que acapara una gran superficie de nuestras vidas y que marca y pauta de un lado o de otro nuestros caminos. Porque su esencia esta arquetípicamente en el agua…

    Es una fascine aventura del beso que he disfrutado sin caer en la crema chantillí ni las tortas ni nada empalagoso, …este comentario no termina…por que no puede…

    Me gusta

  2. monica

    Seamos sinceros: Esta historia se inspira en la banalidad y el hambre: la tarde del domingo, después de clases y sin almuerzo, me fui al mercado Central de Cobija donde suelen llegar las panaderas a partir de las 16:00. Tenía hambre y antojo y mientras esperaba a la señora de los cuñapés, me puse a leer el periódico Extra. Comenzó a llover, los cuñapés nunca llegaron y yo quedé atrapada en el mercado, un manzano viejo pero inspirador de historias como esta.
    La “culpable” de todo esto soy yo, que cobarde para subirse a un avión, necesita sobrevivir. Maté el tiempo de 1 hora de vuelo entre Cobija y La Paz recordando esa tarde de domingo en la que solo esperaba encontrar algo para comer…decidido, las turbulencias me siguen asustando.

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s