Para mis niños


Le dije al máImagens chiquitito que no me extrañara hasta que yo llegara y que disfrutara mi ausencia, que no despertaría con esa mi música tan fea y a todo volumen, que nadie le apretaría los cachetes del poto en esos arranques de amor que tengo, que nadie le haría doler las costillas con mis desesperadas cosquillas, y que nadie lo mandaría -sin discusión-  a la ducha. “Pero lo mejor es estar contigo”, me respondió y yo me partí en mil pedazos, como cuando una mañana me dijo “a ver ven (me señaló su cama para que me acostara a su lado), ¿sabías que te quiero?”, me pregunto con voz tierna, tal cual yo suelo preguntarle a él.

Untitled-1Quiero pensar en la sonrisa de mi otro pequeño, el del medio. Es la más dulce y conquistadora que jamás hayan visto mis ojos. Y para rematar su belleza, cuando sonríe con esa boquita chuequita que tiene, se le marca un agujerito al costado izquierdo, herencia de su “abu”.

Y el mayor, el más serio pero con el que puedo reir hasta llorar. El que me hizo mamá y me enseñó todas las alegrías y angustias posibles del oficio. Aún es niño, él se apura en crecer….sus pies eran como los de un muñeco, chiquititos y rosados…hoy solo su dedo gordo es más grande que aquellas patitas.

Yo no sé por qué Dios me ha premiado con tres chiquitos sanos y amorosos, pero lo ha hecho, quizá porque sabe que la vida, mi vida, no tendría sentido sin ellos. Felicidades y gracias mis eternos niños, mis wawas hermosas.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s