!Apaguen ese transistor! (Los Tiempos, 2014)


radios-antiguas-telefunken-dacapo[2]Mientras releía el libro ¿Qué hacer? del chuquisaqueño Eduardo Chumacero C. me contaban una anécdota que más allá de provocarme risa, me graficó de manera muy didáctica lo que está sucediendo con la educación boliviana.

La historia  tiene lugar en un aula de secundaria con jóvenes de 16 años que suelen poner música mientras el profesor -pasadito en años y evidente disminución auditiva- no se percata de la actitud inadecuada de sus estudiantes.

Es probable que esta vez la música haya estado subida de volumen o que el maestro haya “ajustado” sus audífonos, lo concreto es que de pronto el profesor, visiblemente molesto, dijo “apaguen ese transistor”. La mitad del curso no entendió la consigna porque el término transistor sonó desconocido, la otra parte rompió en carcajadas porque la palabra pareció anticuada.

El transistor fue descubierto hace casi 70 años marcando con ello el inicio de la Era de la electrónica. Uno fue suficiente para hacer, por ejemplo, que una radio emita sonido. Con los avances tecnológicos ese transistor se multiplicó exponencialmente y los equipos electrónicos actuales poseen miles de “transistores” actuando coordinadamente; se los denomina circuitos integrados.

Durante algunas décadas de esas 70 transcurridas, la gente entendió que radio era equivalente a transistor. Hace un buen rato, sin embargo, el término es obsoleto y evoca un tiempo superado en forma y alcance.

Chumacero, ocupado en mejorar  la educación, se pregunta qué aspectos son los que contribuyen al logro de la calidad de la educación regular, y propone nueve fundamentales: 1) Dominio de las habilidades de la lectoescritura, tarea que compromete la acción de no únicamente los profesores de Lenguaje, sino del conjunto.

2) Razonamiento matemático y científico dirigido a la solución de problemas cotidianos que permita al estudiante el manejo eficaz de su entorno social, ecológico, biológico y tecnológico.

3) Responsabilidad con la comunidad, supone llevar la realidad al aula con el propósito de involucrar al estudiante con su problemática, historia y perspectiva.

4) Funcionalizar la educación en el sentido de hacerla más práctica y útil  en apego a la realidad cambiante.

5) Contribución al desarrollo personal que tiene que ver con que el estudiante se sienta bien consigo mismo, su realización personal, dignidad e identidad.

6) Contribución a la democratización y al vivir bien formando seres humanos solidarios, comprometidos y respetuosos de los demás.

7) Mantenimiento de una relación adecuada entre eficacia (objetivos y competencias alcanzadas) y eficiencia (buen uso de los recursos para el logro de la eficacia).

8) Evaluar el logro de las metas propuestas (evidenciar la formación de competencias).

Las recomendaciones que hace Chumacero son esenciales, pero falta una que adrede he reservado para el final y se refiere al manejo de las Tics que son las que “posibilitan el acceso a las ciencias, al arte, a la tecnología” y a las relaciones interpersonales y grupales. La alfabetización digital es hoy un imperativo en cualquier sistema educativo y “Los profesores tienen que entender y manejar la Internet, el celular, los Ipods, Iphones, tablets, Facebook, Skype, Twitter y todo lo que vendrá en los próximos años (…) el problema radica en que todo eso no ha sido incorporado plenamente a la educación regular”, asegura el autor.

La educación ha cambiado y nos obliga -a todos- a reflexionar sus formas y fondos; debería llamarnos la atención, por ejemplo, la “vigencia” de maestros que se han detenido en el tiempo del transistor, la carátula, el margen de hoja, el contenido impertinente, el dictado, o aquellos que fomentan la cultura de la (tan perjudicial) lámina escolar, tema de una próxima columna.

Anuncios

3 comentarios en “!Apaguen ese transistor! (Los Tiempos, 2014)

  1. cicero rodriguez julio

    lamentablemente esa es la triste realidad de nuestra educacion en bolivia y que aun pensamos que mientras mas edad tiene el profesor es mejor para llevar a delante la tam importante mision de educar a nuestros hijos pues gracias al articulo de la dra. olmos pude comprender que tenemos mucho que modificar en nuestra educacion y una recomendacion mia seria que el gobierno implemente una forma agresiva para capacitar a todos los maestros ya que no es solo el dotarlos de computadoras sino tambien enseñarles a utilizarlas y ahora me doi cuenta que la educacion tiene que ir de la mano con la tecnologuia.

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s