!Cómo anula su monopolio! (Los Tiempos, 2014)


Imagen¡Cómo nos anula!, me dije convencida de que el poder desmedido, absoluto, total  se vuelve cosa ruda, atrevida, maliciosa, perniciosa, asesina. Cosa tan maligna que, cuando los mortales percibimos atisbos de derrota, preferimos traicionarnos a nosotros mismos a cambio de un poco de oxígeno. Es entonces cuando se escuchan advertencias tan crueles como “No ves el Beni, arruinado porque su Gobernador no es del MAS” lo cual obliga a cualquiera a seguir la corriente que menos esfuerzo físico exija. ¿Ingenuidad, comodidad, conveniencia, estupidez? Estupidez y todo lo demás, sin duda.

¿Es mi impresión o Cochabamba está anulada? Me respondo con un franco sí. Es que lo que sucede con el monopolio del poder político es exactamente lo que pasa con cualquier monopolio. Y nosotros somos un caso clínico.

No pocos cochabambinos creyeron que Gobernación y Alcaldía(s) en manos de la misma sigla política sería lo mejor que nos pueda pasar (finalmente, el 11 de enero aún lacera), y optaron por el monopolio del poder: Ahí están Novillo y Castellanos  -del MAS ambos-  encaramados en el poder mientras el Departamento en la dejadez total. ¿Podríamos pensar que la dejadez total es consecuencia del poder total? En teoría sí; en la práctica y en un contexto como el nuestro, absolutamente sí.

Entre lo concreto tenemos a un Misicuni que es cosa peor que un mal chiste; el futuro de un botadero en permanente incertidumbre;  calles y avenidas destruidas; un casco viejo abandonado basta ver cómo se caen las fachadas de la Plaza Principal (ni qué decir del resto del centro); un crecimiento urbano a fuerza de necesidad, improvisación y/o viveza criolla; semáforos quemados; jardineras destrozadas; vendedores callejeros dueños de las aceras y calzadas; edificios que son un agravio a la estética y la norma; alcantarillas colapsadas con dos minutos de lluvia; de forestación ni hablar; de tráfico vehicular, trancaderas y bocinazos hasta el cuello.

Entre lo intangible, una ciudad cada vez menos amable y educada, algo parecido a un corral de animales paranoicos, insolentes e irrespetuosos…y a nuestras autoridades les importa lo mismo que nada. Al parecer, “la cultura del diálogo” y el “vivir bien” solo sirven para adornar leyes e ilustrar periódicos que acaban siendo papel de baño en chicherías y mingitorios públicos.

En cambio, la ciudad de La Paz es un ejemplo didáctico de las ventajas de la distribución del poder: La Alcaldía -en franca competencia con el gobierno central  (y toda la fuerza que ello implica)- moviliza a Revilla quien, para citar un solo ejemplo, inventa los Puma Katari mientras Evo el teleférico, y los paceños -beneficiarios de la saludable pugna política- mejoran su calidad de vida.

Volvamos a casa. Cochabamba necesita competencia, no basta con un jefe que de vez en cuando se haga al jalador de orejas y luego se vaya con la travesura divulgada.

Necesitamos un Alcalde andante, caminador, que vaya y venga, que observe, pregunte, escuche, que  se pelee, defienda y haga.

Necesitamos un Gobernador que gobierne pues.

Necesitamos una prensa ubicada que haga foco en los asuntos vitales para el Departamento. Basta de informativos convertidos en metropoliciales provocadores de pena no por los asaltos, violaciones y penurias que difunden, sino por la incapacidad que tienen para cumplir dignamente su rol social; ¿y las revistas matinales? !Cualquier cosa!

Necesitamos cochabambinos críticos, exigentes y valientes, que no callen, que no se conformen con lo bien que se come ni con las florecitas rosadas de alguna visible jardinera.

Si el poder ya es maligno ¡cómo anula su monopolio!

Anuncios

Un comentario en “!Cómo anula su monopolio! (Los Tiempos, 2014)

  1. Lorena

    En pocas palabras expreso el sentir de muchos habitantes de este departamento venido a menos y en rumbo de ser peor si los cochabambainos no reaccionamos y tomamos conciencia de lo que esta pasando, yo agregaría que la apatía es tal en todo nivel que a veces contagia y preferimos hacernos de la vista gorda para evitar problemas; creo que debemos empezar un movimiento de concienciación (no movimiento politico) entre los ciudadanos que queremos que esta ciudad sea habitable para nuestros hijos.

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s