Formación de Competencias Investigativas Básicas


Imagen

Pese a que la Ley de Educación Avelino Siñani Elizardo Pérez señala en uno de los objetivos de la Formación Superior Universitaria que ésta debe desarrollar la investigación en todos los campos de la ciencia y el conocimiento;  y a constatar que la elaboración de la Tesis de Grado se constituye en la única opción que el universitario tiene para afianzar sus competencias investigativas, el sistema universitario mantiene vigente al menos seis modalidades de titulación. La razón principal de esto es que el número de graduados que opta por el proyecto de Tesis era, y sigue siendo, escandalosamente pobre.

Este sólo antecedente indica que “nuestra universidad” tiene dificultades para formar competencias investigativas.

La formación universitaria mundial tiende a reducir la distancia entre academia, investigación y dinámica laboral para lo cual se esmera en inculcarles a los estudiantes actitud propositiva e innovadora, además de facilitarles los conocimientos y habilidades suficientes para hacerlos investigadores.

No todas las universidades lo logran porque su visión educativa está orientada a la adecuación de la demanda laboral (visión reduccionista del currículo que no debe limitarse a formar mano de obra ni empleados públicos), y no a la formación de profesionales cuyos perfiles se aproximen más a la de líderes e investigadores.

Por otra parte, se sugiere que el éxito de la matrícula que la educación de cuarto nivel (Postgrado) tiene en países como Bolivia, se debe a que en gran medida esta formación ha venido a suplir los vacíos del Pregrado; y es en ese cuarto nivel en el que los profesionales pueden familiarizarse recién con la terminología y procedimientos característicos de la investigación científica.

Esto podría ser considerado un suicidio masivo instituido toda vez que las competencias investigativas no deberían ser preocupación exclusiva de la universidad; deberían más bien, formarse a partir de la educación inicial de tal forma de no desperdiciar la cualidad natural que el niño manifiesta por el descubrimiento y comprensión de su mundo.

Nuestra poca simpatía con la investigación científica, hace que en esta materia los vacíos sean incluso atrevidos, tanto que, al parecer, nos hemos quedado “anclados” en el paradigma positivista que no concibe, por ejemplo, encarar una investigación sin hipótesis, que se niega a creer que la intersubjetividad de una observación es la objetividad que prevé un paradigma diferente, que la cantidad no es el único criterio para evaluar la representatividad y validez de un resultado y que finalmente, no siempre se investiga para cambiar una realidad, sino solo para comprenderla.

Es evidente, sin embargo, que la dificultad para salir de nuestra jaula epistemológica no solo es atribuible al dominio del positivismo, sino y sobre todo, a un sistema educativo concebido para reproducir y no para liderar.

J. Federman y otros autores señalan que “si la educación pretende formar ciudadanos con capacidad de comprender y transformar su entorno en una sociedad democrática y competitiva, debe resaltar la relación cercana entre ciencia, conocimiento, desarrollo, tecnología, educación e investigación”, es, en consecuencia, la educación la que debe promover y generar la formación crítica reflexiva de los estudiantes para que cuestionen su realidad, pero además, la calidad y alcance de su propia práctica educativa.

Federman propone que el potencial investigador debe formar cuatro competencias básicas:

1) Observacionales para registrar las notas en los niveles descriptivo, interpretativo, reflexivo y de acción;

2) Analíticas para comprender en profundidad;

3) Competencias para preguntar tanto en la lógica de la verificación como en la lógica del descubrimiento; y

4) Competencias escriturales para sistematizar los ambientes, lenguajes, elementos y criterios necesarios en la redacción de un informe de investigación.

Que quede esto como reflexión final que nos motive a los educadores y a los educandos, a cambiar el “orden de cosas” en este ámbito, porque desde mi humilde opinión y experiencia, es mucho, demasiado, lo que se debe trabajar.

Anuncios

2 comentarios en “Formación de Competencias Investigativas Básicas

  1. Ramon Daza

    Gracias Moniquita, me ha gustado mucho. El derecho por su propio concepto significa lo recto, lo bueno, lo correcto, lo legítimo,lo justo y razonable. La sociedad humana hoy, interpreta al derecho como “su” en detrimento de lo colectivo, del bienestar propio con relación al otro y el de estos con los demás. Las sociedades dónde reina la impunidad, la anomia o conducta desviada es la base de su interacción, no existe el derecho y, por consiguiente, no impera la justicia o, como son los casos de feminicidio, principalmente en latinoamérica y latinoeuropa, dónde “vive” e impera lo torcido, la violencia y la sinrazón. Los gobiernos autoritarios, dictatoriales y los estados totalitarios, judicializan la política y ponen al derecho al servicio de los intereses del autócrata, del dictador, del partido y del estado.
    Felicidades, cada día escribes mejor y tocas concretas realidades.
    Cordiales saludos y, un beso. Ramón.

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s