¿Y nosotros? (Los Tiempos, 2012)


Presidente de una país, Canciller, Secretario de un organismo internacional, Presidente de una OTB, senadora, diputado ¿quiénes son estas autoridades? Personas de carne y hueso, con seguridad excompañeros de colegio, vecinos, amigos de barrio, conocidos, compañeros de comparsa, de trabajo o estudio.  En términos concretos, personas que por alguna cualidad (¿o defecto?) han sido elegidas de un grupo X y se han convertido en sus representantes.

El momento en que esto sucede, los elegidos adquieren deberes cuyo principal es justamente representar con responsabilidad, honestidad y esfuerzo los intereses del grupo y, por supuesto, dar el ejemplo.

Se han convertido en representantes porque han recibido el apoyo de los demás, por tanto, en una lógica simple, se deben a sus mandantes, a sus electores.

Pero la lógica de representación democrática no es la lógica de poder. Resulta que el representante, inmediatamente después de ser elegido, se convierte en un patán y se olvida que se debe a un grupo de tontos e ilusos que creyó en él como digno representante suyo…se olvida que está en deuda.

El poder transforma a las personas, suele hacerlo, especialmente a las de pobre espíritu. Se las “fagocita”, se las devora convirtiéndolas en entes despiadados, amigos de la mentira, la manipulación, la transacción ilícita, el golpecito en la espalda, el chiste ofensivo, la dádiva, el regalito comprador, el insulto moral.

Y nosotros –los ilusos– ni aquello ya poseemos porque nos han arrebatado la ilusión de un mundo más digno, de un país con mejores oportunidades para nuestros hijos y abuelos, de un barrio seguro, de una vecindad más amable.

De tontos ilusos a tontos útiles para acabar de tontos pisoteados como las flores de colores que adornan la impostura municipal; tontos arrinconados dejando pasar a la máquina con sirena que lleva a quien sabe quién ¿compañero de colegio, amigo de barrio? No lo puedes ver, viaja escondido en vidrios oscuros, viste traje caro y bebe agua embotellada. Y se reirá del poder que le da el derecho a tener dos serviles con sueldo de hambre que le abren camino en medio de ciudadanos paralizados, policías enloquecidos por la sed y el cansancio, y semáforos en rojo.

Y la seguridad hará su mejor ridículo mientras ellos estén. Al marcharse desaparecerá como si nunca hubiera existido y volverás a ser el mismo desgraciado que ni a pie se merece vivir porque la vida hoy ya no está para verla pasar en segura libertad, porque las calles se han convertido en cómplices del hambre, de la necesidad de materia, urgida de sobrevivencia que grita piedad y oportunidad; plazas con pocos estudiantes y muchos desempleados, abarrotadas de dependientes del veneno de la violencia y la ignorancia…la miseria humana para nosotros y la riqueza del poder para los poderosos.

Y nosotros, arrinconados, miedosos y asqueados; ellos, con el cuerpo bien resguardado, en 4×4 con vidrios polarizados, dando palmaditas a sus fieles,  batiendo las manitas como saludando y mirando de reojo como viendo, se colocan la servilleta sobre los muslos poco esforzados y devoran el sabor del poder.

¡Asqueroso, indigno, injusto! Nuestra ilusión ha quedado convertida en un eructo por el empacho de comida bien servida. Y nosotros somos la nada, nada que no merece nada.

Pinta de colores tú vida, asea tu pobreza porque ellos pasarán y en forzada sonrisa los saludarás y todos “viviremos bien”; nosotros en nuestra realidad, ellos en la realidad que tú hiciste posible pagando con billete de ilusión.

Incomoda, molesta, duele sentirse estafado, saber que pagaste demás, que no hay cambio, que no sobra nada para ti ni el centavo de la dignidad.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s