Una taza de leche (Los Tiempos, 2012)


Hace menos de un mes, Cochabamba era el centro del disturbio social: marchas y contra marchas, huelgas de hambre, paros, bloqueos, enfrentamientos entre sectores sociales en protesta y fuerzas del orden. Enfermos, heridos, detenidos, encarcelados y toda una población perjudicada y privada de su derecho al trabajo y libre transitabilidad dieron como resultado semanas y semanas de incesante y duro conflicto.

Médicos y trabajadores en salud, universidad pública, transporte, trabajadores, obreros y fabriles en el frente de batalla; a la Policía le faltó poco para sumarse al bando de protestantes.

Hoy, nuestra ciudad es una taza de leche. El gobierno – sordo y ciego durante más de 50 días-  decidió negociar con los sectores revoltosos y los acalló…los silenció. Uno a uno supo darles su “estatequieto” y ahí se mantienen, donde los dejaron, obedientes, acatando el pacto.

El miércoles este medio publicó una noticia que daba cuenta de la postergación de las multas por faltas al nuevo plan de reordenamiento vehicular implementado para el centro de la ciudad, postergación de una semana, justo para cuando los ilustres visitantes se hayan ido.

Ni el gobierno central ni el departamental quieren problemas: Los esfuerzos de la Gobernación y las Alcaldías de Cercado, Colcapirhua y Tiquipaya son evidentes. Nos han pedido limpiar aceras y pintar fachadas. Han hecho jardineras, colocado césped en las rotondas, limpiado las calles, pintado (de azul)  los postes, han sacado los malditos rompe muelles y adornado áreas que jamás habían merecido ni su mirada.

La pantomima, la figuración, el demostrar lo que no somos ha llegado a su clímax. Báñese y sonría, no chupe, no viole, no corra, no se pase semáforos en rojo, sea buen vecino, no grite, sea educado, salude y ande “pelando dientes” por si algún delegado lo ve en la calle.

Aparentemos vivir en una ciudad ordenada, limpia, cívica, una ciudad jardín, ciudadanos obedientes y contentos.

Haga el sacrificio unos días, lueguito saque la basura escondida debajo de la alfombra. Sea el mismo imbécil en el volante, olvídese de sonreír; pásese los semáforos en rojo y si están quemados mejor (se ahorra el esfuerzo de mirarlos); corra, embriáguese todo lo que quiera mientras observa cómo el pasto se seca en una ciudad donde no hay agua para tomar; choque los fierros que protegen las jardineras; llévese las flores; pegue avisos de dieta y perros extraviados en los postes recién pintados; salga a bloquear porque el kínder de su hijo no tiene energía eléctrica, porque en su barrio asaltan 15 veces al día; si es médico empiece a organizarse para reiniciar las protestas, si es micrero aliste plata para las multas; no deje salir a sus hijos a la calle porque retiraron todos los rompe muelles y ojos de gato; es decir, vuelva a la normalidad, pero por favor, que sea después del 5 cuando todos los invitados hayan quedado impresionados por nuestra actuación.

Hay quienes dicen que estas reuniones hacen bien: que nuestros hoteles mejoran, los huecos parchados y las plazas “amononadas”. Qué cosa simpática y digna ¿no?

“La mona, aunque se vista de seda, mona se queda”…porque claro, la pobreza crónica, los sueldos de hambre, la falta de educación y el exceso de política, la arrogancia en el volante, la falta de agua, el poco sentido de la estética, el deprimido buen humor que caracteriza a los bolivianos, la tímida amabilidad, el genético gusto por arrancar plantitas, la costumbre de tirar cáscaras y bolsas al piso, el placer de hacer pis y caca en la calle son hábitos que no se remedian con un spot televisivo ni maquillaje urbano.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s