En la fascinación de un genio machista (Los Tiempos, 2012)


images[8]Gracias Los Tiempos por permitirme manifestar mis alegrías, penurias y calenturas. No me considero periodista mucho menos escritora aunque sí, como ambos, tenga la sensibilidad a flor de piel; una epidermis que a veces no resiste los duros golpes del diario vivir y que se quiebra, se quiebra. Gracias por este espacio que deja desangrar las heridas siempre abiertas. La culpa la tiene esa enfermera que dice que la madre le puso la inyección y que por eso la niña murió. Las versiones sobre la cantidad de uranio. Los indígenas del Tipnis que reclaman presencia confiable. El Ministro del masking rumbo a la ONU. La comunicadora en juicio por decir la verdad (yo le habría hecho un busto a la honestidad). Los que se pasan la luz roja. El Alcalde entregando obras de Alasitas. Los medios con juicios penales por hacer su trabajo…en fin, la sangre fluye…y yo escondida en un libro que recoge las mismas calamidades pero de hace un Siglo. Entretengo mi mente (¿o me la atormento?) en la vida y obra de un genio, de un maestro, del que se reconocía escritor, del que odiaba confundirse entre periodistas: “Escriben a lo llano”, decía.

Amando al hombre de letras, versos y citas, de autores y genialidades. Amando al hombre de las ideas nacionalistas, revolucionarias, feroces, radicales, honestas. Al hombre apasionado por los libros, las libertades, los amigos inteligentes, los “hermanos asnos”, los cerros y los árboles.

Amando sus columnas geniales e irreverentes…a Miss Tarija artículo que casi le cuesta la vida.  Me reí tanto como la hediondez de Oruro y es que varias décadas después, la sociedad boliviana sigue arrebatándose por sus verdades, continua camuflada en los halagos hipócritas que esconden el olor de la dejadez, la idiotez, la realidad. !Atrevámonos a ser bolivianos!* pues.

Fascinada con su Camino a la Perfección en el que imagina que la academia debía ser la Iglesia con pedagogos bien alimentados y amados como los curas; no hambrientos y criticados.

Fascinada con el desprecio por su clase con títulos y escudos de una nobleza tan parecida a la de un perro faldero; autoexiliado de la Chuquisaca aristócrata y abusadora de sus hermanos pobres. Fascinada con ese hombre que no entendía al boliviano “desvitaminizado” y por el que se paseaba del brazo con una chola: su amante, su compañera, su inspiración, sin duda…

Fascinada y asqueada con el macho que por ese rechazo social y cierto complejo sexual con la madre, creía que la mujer era “tres veces más” materialista que el varón: “materia pura, lejos de ser forma; lavandera y costurera, cominera y demonio, enemigo natural, labradora de la ruina del hombre”.

Y tanto fue mi encanto que leyendo las ideas ultra machistas de ese ser “perpetuamente ardiente”, quise disculparlo ubicándome en su época cuando las féminas eran consideradas eso y nada más…ni modo, dije ¡algún defecto tenía que tener el desgraciado! Fabuloso desgraciado.

Hay que leer la vida de este hombre para entender a los nuevos ricos…y a los viejos también. Para entender la lucha de la mujeres por ser  seres humanos. Para seguir en la obra de educar, de denunciarnos las verdades más incómodas, de no hacer el periodismo que él criticaba y que ojalá fuera el mismo porque hoy es peor. Para seguir manteniéndose a distancia de la clase política a la que detestaba mucho más que a la perfumada vagina.

Escondida en Carlos Medinaceli, tratando de entender el presente, temiendo visualizar el futuro.

*Obra de Mariano Baptista Gumucio (3ra. Edición, 2012) a la que la autora se refiere en esta columna.

Anuncios

Un comentario en “En la fascinación de un genio machista (Los Tiempos, 2012)

  1. Muy interesante tu artículo, aunque conozco muy mal a Carlos Medinacelli, un artículo como el tuyo me ilustra un poco sobre el personaje. Entretener tu mente o me la atormentarla en la vida y obra de un genio, es un ejercicio totalmente coherente.
    Me encanta lo irreverente del personaje, lo arriesgado de ser un iconoclasta, aquel que dice verdades profundas provoca la ira de los dioses (dioses de todo tipo) sobre todo los dioses de la ideología dominante.
    No entiendo muy bien su machismo. Salvo por el fervor por la madre. Podriamos decir metafóricamente, que una imagen ideal para representar gráficamente el machismo, es la imagen del torero, de origen español, es una espectacular demostración pública de coraje y de hombría, es decir de hipervirilidad. El provoca al toro, una enorme bestia frente a la cual él no tiembla, la enfrenta en medio de un espectáculo de sudor y lágrimas, mano a mano con la muerte., luego de haberse encomendado a la Virgen de la Macarena que es una madona en lágrimas con su hijo ensangrentado entre sus brazos. El cuadro parecería anunciar un reglamento de cuentas. Es la imagen viva del macho… paradójicamente vestido de mujer y con movimientos femeninos…

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s