Viviendo con la muerte (Los Tiempos, 2011)


Días de llanto y reflexión. Murió Cayetano Llobet a quien tuve oportunidad de conocer y entrevistar en El Conversatorio, programa televisivo iniciativa de un grupo de personas que defendemos la libertad, la democracia y el estado de derecho (Al día siguiente de la entrevista a LLobet, nos suspendieron el programa y no precisamente por falta de rating).

Un señor simpático, coqueto, a la primera y en vivo me lanzó un hermoso y elegante piropo. Inteligente, perspicaz, ducho, un viejo hermoso en todo el sentido de la palabra. La última vez que lo vi fue en Cala, un programa de CNN en Español.  Lúcido como siempre pero desgastado por su lucha contra el cáncer que supo afrontar con rigurosidad filosófica: “una señora que se mete en tu vida y que no debe ni puede ganar, a la que no hay que hacerle caso”, le dijo al mundo.

A la partida de este hombre de crítica valiente y honesta, le sucedió la de 21 chilenos, entre los cuales estaban dos hombres que conocí  a través de la pantalla chica y que se metían en mi casa casi todas las mañanas: Felipe Camiroaga y Roberto Bruce, dos comunicadores de importante trayectoria en la televisión chilena. A Camiroaga de manera especial, lo veía desde hace más de una década. Conductor extraordinariamente versátil y carismático. Todo un país, hoy llora su partida porque ya no estará en los hogares de millones de chilenos y otros cientos que los seguíamos a través de la señal de cable.

Murieron en una misión de solidaridad, habían emprendido una campaña para reconstruir el Chile que el tsunami devastó.

Luego murió el gato que habíamos adoptado recién. Tenía cáncer en las orejas. Se le agotaron las vidas. Tuvimos que hacerlo dormir.

Dos días después, fue el turno de nuestro perro. Tuto era su nombre, no por el expresidente precisamente, sino porque fue lo primero que mi hijo pudo pronunciar a los ocho meses  de vida cuando se lo regalamos. Tuto murió enfermo y cansado, nos había acompañado casi catorce años. Fue algo tremendo. Su nombre siempre despertó risa tanta como la vez que nos encontramos con Jorge Quiroga en una pizzería y se lo presentamos a mi hijo a quien le dijimos que estaba frente a un expresidente de la República y que se llamaba Tuto. Mi hijo en su inocencia de niño de manera espontánea dijo “¡Ah! igual que mi perro”. La exautoridad atinó a reírse a carcajadas y le pidió que le compraran un gato al que pondríamos de nombre Evo para que el perro Tuto se lo comiera. La historia es verdadera, lo que nunca podrá ser verdad es el deseo de la comilona.

El martes supe que cuatro niños que iban en la marcha por el TIPNIS habían muerto por enfermedades debido a las inhumanas condiciones en las que se encontraban.

El miércoles leí que en Somalia miles de niños esperan la muerte por desnutrición. Mueren consumidos por la pobreza y la incapacidad del hombre de hacer algo por ellos. Mientras los países ricos tiran su plata en guerras y en cine, mientras Obama juega golf lo que le cuesta un huevo de plata al Estado, mientras Lady Gaga nos muestra sus excesos de maquillaje y el mundo le hace olas y a los famosos y  millonarios del fútbol, los somaliés se mueren como moscas. Son tirados a fosas comunes y los niños del Tipnis velados en media carretera en cajones de madera o cartón. Medio país los llora mientras ve en las noticias que el presidente Evo inaugura las obras del que será el próximo aeropuerto internacional de Chimoré: “Chimoré necesita un aeropuerto internacional para exportar sus productos”, dijo el presidente que se hizo dar una cachetada por un exportador de banano que se vio impedido de exportar debido a los bloqueos contundentes y ejemplarizadores del  Evo cocalero.

Este mundo, esta vida, más allá de ella, más cerca de la muerte, la muerte, está llena de contradicciones, de paradojas, de aparentes sinsentidos.

Lo único que podemos pedirle a nuestro Dios es que nos dé la sabiduría para entenderlo todo..o al menos una parte. Nada más.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s