Riámonos (Los Tiempos, 2011)


Esta columna está  inspirada en lo que me ocurrió el pasado domingo y que quiero compartir con ustedes a propósito de la moda de las filas y de la seriedad que nos caracteriza a los bolivianos.

Resulta que el sábado fuimos a comprar entradas para Fico’s Show pero la boletera estaba cruzada de brazos leyendo un libro. “Entradas agotadas” decía en un papel pegado en el vidrio. Le pregunté si me podía vender para la función del domingo, “las entradas se venden  el mismo día a partir de las nueve de la mañana”, me respondió.

Aún con ganas, al día siguiente me fui al Teatro Achá a la hora indicada, enorme fue mi sorpresa al ver que la fila prácticamente alcanzaba la otra esquina, es decir llegaba a la plaza 14 de Septiembre. Dudé y dudé y al final me dije “ni modo, si hacemos fila para azúcar, arroz y cemento, por qué no para reír”.

Debo confesar que es primera vez que hago una “cola” tan larga y por un motivo así de sui géneris.  Como primeriza me impactó lo que viví: si alguien decide invertir dos horas o más en una fila es porque el hecho vale la pena, por lo tanto, uno está ansioso, nervioso y colmatado de inseguridad.

La pregunta era si alcanzarían las entradas para todos.  Una y otra vez los vecinos de “la cola” nos hacíamos la misma pregunta y todos queríamos convencernos de que sí, pues de lo contrario, vano habría sido el intento.

La ansiedad individual crece cuando se está en “tropa”  y todo el colectivo persigue lo mismo. De rato en rato, los que estábamos  de la mitad hacia atrás escuchábamos un griterío que provenía de la puerta: era el enojo de la gente disciplinada que expulsaba a algún recién llegado que de manera valiente y sinvergüenza decidía colarse (como el joven que con el pretexto de entregar el apetecido periódico dominguero, logró pasar la fortaleza para comprar unas entradas pero que fue sacado a empujones por los “controladores” de la fila).

Un amigo militar con esa voz de mando que caracteriza a su “gremio” dejó su lugar para organizar el ingreso; otra señora con bellos ojos azules marcó el brazo de todos, dice,  “para evitar coletes”. Yo tenía un 250 en el antebrazo pero mi consuelo era que los marcados pasaban los 280.

Unos pensaron que la fila era para comprar azúcar; otros ridiculizaban el esfuerzo.  Pese a cualquier criterio, sigo pensando que fue la mejor “cola” de mi vida: voluntaria y hecha para algo que considero muy valioso: reír.

Cuando empezaba a sentir el olor a humedad del Teatro Achá y pensaba que lo había logrado, el rumor de que las entradas se habían agotado alborotó incluso al Coronel organizador y a la de ojos azules; las dos puertas del teatro se abrieron y logramos meternos todos. Los paneles estaban vacíos, no quedaba ni una sola butaca disponible.

Pese a la frustración, me alegró muchísimo comprobar el éxito que Fico Ávila y su elenco ha alcanzado; pero, sin duda, me encantó ver a gente “desesperada” por  reír.

¡Qué poco reímos los bolivianos!, no me cabe duda de eso y vale la pena pensar en cuánto necesitamos de este recurso cuyo poder curador ha sido comprobado científicamente (la risa es una excelente terapia médica: alivia el dolor y cura el alma).

En síntesis, convirtamos la risa en la droga perfecta que nos cure de las preocupaciones diarias, del ajetreo semanal, del alquiler del mes, de la subida de precios y de la escasez de alimentos.

Riámonos de lo que hace el gobierno y también de lo que deja de hacer; de los opositores, de los de derecha y de los de izquierda; de las filas en los colegios, de Emapa, del Comité Cívico, del 30  por ciento de la gobernación; del video del Viejo, de la Ley Habilitante de Chávez y de la Estrategia Envolvente de García Linera; y -por supuesto-  riámonos de nosotros mismos y de nuestra absurda y patológica seriedad.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s