Hipocresía hecha festejo (Los Tiempos, 2011)


Faltan 18 días para soportar la farsa más dolorosa e indignante del año. Para que las autoridades departamentales y nacionales hagan su peor papelón invitando a unos inocentes niños a sus oficinas. Para que los canales de televisión regalen un día de felicidad con piscina, payasos y Pilfrut. Para que algunos niñitos jueguen a ser  Presidente, Senadores o Concejales. Para que la Alcaldía abra las puertas de los parques, para escuchar en la radio recitar de memoria sus derechos…faltan 18 días para el Día del Niño.

Si hay un sector de la población cuyos derechos son violentados a diario en Bolivia, ése es el de los niños, niñas y adolescentes. No exagero, sobran los ejemplos.

Menores cuyo único pecado es tener aptitud musical –algo de lo cual contados gozan- se han visto obligados a protestar –como fabriles empobrecidos o universitarios autonomistas–  en la puerta de la Alcaldía para recordarle a don Tupay sus obligaciones.

Lo que sucede con la Academia musical Man Césped es simplemente una vergüenza, vergüenza en fases. ¡No!, no profe, no has entendido, es que así son las fases: el techo va en la segunda fase, las puertas en la tercera, la luz en la cuarta y la vergüenza de nuestra incapacidad, burocracia e irrespeto va en cada una de ellas. Hasta que el profe –“que no entiende nada”– y sus revoltosos estudiantes más sus padres en situación de desespero, tienen que apelar a lo único que en este país funciona (o por lo menos solía funcionar): la protesta callejera, el pleito de plaza principal,  la denuncia en los medios, la amenaza de suspender el apoyo extranjero. Una vergüenza en fases, definitivamente.

Más de 1400 niños viven en las cárceles bolivianas. Cumplen condena junto a sus padres debido a que el Estado boliviano no ha inventado nada más digno y humano que permitir que muchos infractores de la Ley y otros tantos en situación de investigación, vivan con sus familias, tengan hijos y los “eduquen” en la prisión hasta que la bendita justicia llegue y  su culpa sea perdonada.

Estos cientos de niños presos no perdonarán haber crecido en una cárcel…y pasarán la factura. ¿Quién se ocupa de estos inocentes condenados, algunos gringuitos, algunos religiosos, algunos cuantitos bolivianos “oenegeistas”? Y los elegidos con el voto, los que prometen en tiempos de campaña, los que andan en 4X4 con vidrios oscuros ¿qué hacen?

¿Más para festejar el día del niño? Al menos 4 denuncias por violación a menores de edad se registran a diario en el valle bajo. ¿Y las no denunciadas? ¿Culpa del maldito y cultural alcohol, culpa del sistema económico que separa y divide familias, culpa de la precaria educación, culpa del libre y barato acceso a material pornográfico, culpa de la vanidad hecha divinidad, culpa de los almanaques de peladas en paredes de imprenta y ventanas de micro, culpa de nuestro sistema judicial que condena inocentes y libera culpables?

Lo cierto es que los niños están ahí, en las cárceles, entran y salen, despiertan y duermen, ríen y lloran, seguro más lo último que lo primero ¿y?

Y cuántos niños más bajo los puentes con las narices pegadas a un tarro de clefa; perdidos en el sueño bonito, maldiciendo haber nacido. ¿Hay para ellos un futuro, hay ley, hay compasión, hay escuela? Que se encarguen los curas, que los curen los gringos, que les avienten una moneda los bolitas. Y los que tienen que hacerlo todo ¿qué hacen?

Y que este 12 de abril no se repita el show. Basta de hipocresías. Somos unos inútiles para solucionar el techo y pintura de una academia de música. Ni por decoro personal, ni por la  fama recogida en escenario.

Somos indiferentes ante la desgracia de miles, miles de niños bolivianos. No vengamos a hablar de sus derechos, de que son lo más sublime y tierno, de que son el futuro de Bolivia. Imagínense el precio de ese futuro.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s