¿Será? (Los Tiempos, 2010)


Las recientes declaraciones del canciller boliviano David Choquehuanca sobre el “paradigma del buen vivir”, me hicieron repensar una imagen que jamás olvidaré. Octubre 2003, oficiaba como trabajadora del canal Universitario (lo cual me hizo acreedora a un problemón con el sindicato defensor de la holgazanería incrustada hace tres décadas en ese medio).

Detrás de esa fachada con huecos, me puse a observar a una familia tal vez de Japo o del norte potosino, no sé. Era una madre rodeada de sus dos pequeños hijos. Los niños, manchados por el esmog de la calle, con los piecitos descalzos, el cuerpecito sobre abrigado y las mejillas tostadas.  La mujer los peinaba al mismo tiempo que jugaba con ellos. ¡Cómo reían!, disfrutaban el momento, la mamá los abrazaba y besaba, también gozaba esos minutos. Son felices, pensé; felices con el amor de su madre y unas pocas cosas más: Una ollita de lata, una botella de Coca cola llena de agua y algo de ropa, lo único que tenían…y se reían de la vida.

¿Será que esa escena de la calle 25 de Mayo es lo que Choquehuanca, Chávez y el presidente Evo llaman el vivir bien? ¿Será que hoy después de casi siete años, esos niños continúan riendo de la misma forma, qué será de ellos, seguirán con la mamá, seguirán vivos o estarán en la lista de los cientos de niños que la pobreza mata cada año en Bolivia?

Choquehuanca ha dicho que “el trabajo es fiesta, es felicidad. Por eso no nos asusta ver a los niños trabajar, ya que otra cosa es explotar, pero no nos asusta ver a los niños asumir sus responsabilidades, ya que el trabajo es felicidad”. Quizá, hoy esos niños son muy felices trabajando y cumpliendo sus responsabilidades; quizá el hombrecito esté en una construcción pasando ladrillos o levantando piedras, quizá esté en un mercado como cargador o en el río como lava autos; la mujercita vendiendo gelatinas en la calle o de empleadita siendo abusada por la patrona, el patrón o por los hijos de ambos. Pero seguro felices –ambos- porque el trabajo, aunque a los ocho o a los diez, también da felicidad.

Choquehuanca también ha dicho que “vivir bien es dormir bien y saber dormir, es saber beber y saber danzar”.  A propósito, la otra noche a eso de las diez, cuando mi marido se daba la vuelta deseándome buena noche, yo le preguntaba por qué nuestra gente era tan fiestera…y es que pocas son las noches que nos acostamos sin amplificaciones y jovenzuelos (trabajadores) animando la fiesta con música cumbia como la que quiso premiar el Oficial Mayor de Cultura, o con música chicha como la que se bebe en exceso por todo nuestro valle bicentenario.  En el caso nuestro, no vivimos bien porque los que beben y danzan bien no nos dejan dormir bien. Pero eso no importa porque en el paradigma de la autoridad, quiere decir que el pueblo está viviendo bien aunque eso signifique interrumpir el descanso de los que nos levantarnos temprano para ir a producir.

Los indígenas en función pública “son personas que buscan vivir bien”, aseguró  Choquehuanca, ¿será que se refiere a Santos Ramírez, Fidel Surco, Abel Mamani, David Herrera, Gabriel Pinto Tola, Gustavo Torrico, Valentín Mejillones, Pacífico Otalora o las hermanas Terán?

“Para nosotros, el hombre está en el último lugar, en primer lugar están las hormigas, las mariposas, nuestros ríos, nuestros cerros, el viento”, ha dicho  Choquehuanca. ¿Será que se refiere a las hormigas y mariposas del Parque Machía por donde la ABC abre camino para transportar coca entre otros “rentables productos”; o a las aves que han muerto en el par de millones de hectáreas quemadas por hombres respetuosos de la Pachamama?…Terratenientes, ricos o empresarios; cocaleros, pobres o indígenas, importa lo mismo, porque en este país, lo único seguro es que ni ricos ni pobres; ni poderosos ni pinches, están dispuestos a sacrificar dólares en resguardo del medio ambiente.

Finalmente, “el vivir bien va más allá de la democracia y de la libertad”, ¿será que hay algo más preciado que la libertad, señor Choquehuanca? ¿Será que hay dos conceptos de libertad? ¿Será?

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s