Pese a ellos, !viva Bolivia carajo! (Los Tiempos, 2010)


¿Quién no sabe tomar? preguntó con toda soltura a un periodista el senador Fidel Surco.  Aunque no voy a referirme al triste espectáculo porque  el hecho habla por sí sólo, me parece que la pregunta de la “autoridad” refleja el estado de descomposición en el que se encuentran los valores en la sociedad boliviana. Apuesto a que no faltará quien avale el convencimiento de Surco porque claro, en Bolivia el alcohol es parte del festejo y la vida; del lamento y de la muerte.

El alcohol está presente en todos los ámbitos del ser humano: social,  deportivo,  religioso y últimamente el político. ¿Hay fiesta, fe, amor, entierro sin alcohol?, ¿Cuántas noches debemos aguantar “la alegría” de vecinos inconscientes que no tienen recursos para educar ni vestir a sus hijos pero si para comprar trago y alquilar monumentales parlantes?  Hace unos días, en mi barrio un grupo de niños de entre 14 y 16 años se embriagó de tal forma que hasta el más grosero y empedernido de los alcohólicos se hubiera ofendido con las palabrotas y actos de estos adolescentes, ¿alguien dijo algo? No. Entonces, ¿la pregunta del senador cabe?, claro que cabe.

Y como de valores hablamos, ejemplos sobran para graficar su “transmutación”: lo del amauta narcotraficante ha servido para el morbo político y mediático y no  así para una reflexión honesta sobre lo que este hecho significa en términos sociales y religiosos de manera especial en la cultura andina. Se politizó el tema: opositores en festejo; oficialistas en lavado de manos y ahí murió el hecho, siendo político, como si el  narcoamauta le fuera a restar adeptos al gobierno. Ni uno.

El escandalete del alemán ha servido para que entre los culpables se busquen mientras que a los del otro lado se nos dibujaba una maliciosa sonrisa acusatoria, pero no para reflexionar sobre la absoluta ausencia de Estado en un tema que debiera ser precisamente cuestión del mismo; ¿dónde estaba la Policía, tan ocupada en atraparse entre sus efectivos, acaso? , ¿Dónde estaban los administradores de justicia, aún deliberando sobre lo que es o no justo?

La desaparición de las pinturas de Gíldaro Antezana, ha sido motivo de peleas y acusaciones al interior del municipio…¿Quién fue el ladronzuelo, el pillo que  robó los cuadros? Cuando en realidad debemos censurar la incapacidad profesional, insensibilidad artística y total irresponsabilidad de las autoridades municipales que de manera cómplice, permitieron que estas obras estén en un depósito. ¿Qué clase de autoridades tenemos que han sido incapaces de hacer posible que nuestra ciudad cuente con un espacio digno en donde se exponga este arte? Con la pérdida de los cuadros, nos venimos a enterar que las obras premiadas acaban en un cuarto oscuro junto a polillas, ratas y a potenciales ladrones. ¡Increíble!

¿Cómo se solucionó el conflicto provocado por la vigencia de la ley seca durante los festejos de Urkupina? Con plata, porque de otra forma los capos del patrocinio con sus socios patrocinados, es decir, los dirigentes del  folklore nacional hubieran seguido fregando. Habrá que ver ahora si esos miles de dólares darán cumplimiento a la norma…¿no será que además de llevarse la guita, se llevarán por delante la Ley?

Una autoridad municipal haciéndose violentar una puerta para apropiarse de la oficina y el cargo; una autoridad nacional obligada a renunciar porque se opone a que el gobierno cometa una iniquidad ambiental;  transportistas convertidos en comunes delincuentes que  se creen con el derecho de destrozar la propiedad privada porque les molesta la competencia, ¿se los juzgará o quedarán impunes?; el Vicepresidente y su último antojo: ver la wipala en la plaza 24 de septiembre de Santa Cruz de la Sierra como triunfo político, en vez de desear dejar de ver miseria, droga y corrupción en las calles del país como triunfo humano.

Por Dios, no puedo sino preguntarme ¿en qué sociedad estamos educando a nuestros hijos? …Debemos trabajar -desde donde nos toca- para ser mejores, para procurar tener mejores vecinos, mejores autoridades, mejores seres humanos ¿no lo cree? Bolivia, hermosa Bolivia te mereces mejor gente…trabajo de todos. Pese a ellos, ¡viva Bolivia, carajo!

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s