Prohibir un beso (enero, 2014)


images[3]Espero mi destino. Lo hago junto a quien me acompaña hace 25 años. Tensión entre ambos. Es el viaje mío. Es lo incierto del  destino aunque bien se sepa la dirección del vuelo. Es la separación que suele ser triste. Es la edad de él y la mía que viene con miedos e inseguridades. Es…

Vemos frente a nosotros una pareja. Él es más bajo que ella. Ella es de estatura respetable, cuerpo grande, rubia teñida y rostro pálido y de tristeza. Claro las despedidas suelen ser tristes, son tristes sobre todo cuando de un beso depende la  vida.

Él, pequeño pero visiblemente enamorado, con el cuello estirado y la frente hacia el cielo, levanta los brazos y abraza a su amada. Ella se inclina para responder al llamado y del abrazo tierno y desesperado surge un beso apasionado.

Nosotros no solo miramos… una sensación de envidia compartimos en silencio. Y seguimos mirando y seguimos envidiando a la pareja del beso.

Alrededor, otras parejas hacen lo mismo, miran y seguro envidian.

Es un beso loco, es un beso lindo, es un beso hermoso: fresco y ardiente, suave y  apasionado, lento y apurado, dulce y amargo: es la despedida. La triste y a veces fatal despedida.

La magia del beso toma otro cause cuando un policía se acerca a la pareja y le pide que deje de hacer eso. El espectáculo de amor se termina para quienes observamos, pero la pasión de la pareja no se detiene y menos a nombre de la ley.

¿Qué  código prohíbe un beso? Un beso, es un beso. No trae arma aunque mate. No dispara fuego aunque te queme por dentro. No trae balas aunque sientas que te perfora entero. Un beso, inofensivo instrumento del homicidio perfecto.

Así lo entenderá el policía que intenta poner orden en el aeropuerto. Le habrán dicho que si ve a una pareja intercambiando un beso, la detenga, la espose y se la lleve al calabozo.

¿Para qué el calabozo si la despedida es el infierno y el beso su ingreso?

Dos pasos da el hombre de la ley y la pareja vuelve a su encuentro…lo suyo es el beso en contexto, ni verbal, ni textual, total. Él y ella, en despedida y en beso.

El policía hace bien su trabajo y vuelve decidido a ser más rudo. Quién sabe si también le invadió la envidia. Les vuelve a advertir, esta vez más de cerca. Una sonrisa se dibuja en el rostro de ella, otra en la de él. Comprenden que no han pecado, es sólo un beso amable y tierno como el de una despedida.

El policía no lo comprende. Quién sabe si nunca hizo un beso con sabor a despedida. Es posible que no lo haya tenido, quizá lo entendería y los dejaría.

Tres veces insistieron, tres veces volvió el policía….y desistió, el amor venció a la ley, cojuda, cojudísima ley inventada por alguien que jamás sintió la angustia de un beso en despedida.

Y la pareja, triunfante, acaba su sinfonía de amor. Se abrazan, sus cuerpos se confunden entre sí y terminan el beso…

Anuncios

4 comentarios en “Prohibir un beso (enero, 2014)

  1. Gorky morgana

    Es pertinente, obviamente romántico y erótico, el beso en su extensión más clara y pura, maravilloso, excelencia en la trama, con lo cual atrapas al lector, felicidades y como vez, quedo atrapado e impresionado….

    Me gusta

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s