“Evo no sabe leer” (Los Tiempos, enero 2014)


Estos días he escuchado decir que “Evo no sabe leer”. Mentira, Evo sí sabe leer, comprender y “vender” su mensaje; además, suena convincente; es mas, es convincente.

“En ocho años Evo no ha aprendido a leer”. Mentira. Este tiempo le ha permitido conocer de extremo a extremo el país, a su gente y sus demandas. Todo indica que Evo ha aprendido demasiado para las expectativas que muchos tenían: “El indio se cae en 6 meses”, ¿recuerda?

“Evo no sabe hablar”. Mentira. Persuade, convence y gobierna.

Usted dirá que me convertí al masismo o por lo menos al Evismo; se equivoca. Solo escribo desde una verdad posible, incomode a quien incomode. Y con esa misma “verdad” rechazo las posturas racistas, parcializadas, miopes y alegronas.

Que moleste la forma cómo Evo lee es muy distinto a aseverar que no sabe leer. Que nos haga cosquilleo auditivo la confusión que Evo tiene de la e y la i, es muy distinto a no tener la capacidad de reconocer que es un gobierno que ha hecho más que cualquier otro. Que nos incomoden sus rasgos aimaras no puede llevarnos a decir que el Presidente debe irse.

Es cierto, Evo no habla como Carlos Mesa ni escribe como Vargas Llosa y tampoco luce como el ex sex simbol Alain Delon. Pero no olvidemos que Carlos Mesa no supo gobernar; que Vargas Llosa no ganó ni ganará una sola contienda electoral; y que Alain Delon habría resultado demasiado k´ara para la audiencia plurinacional.

A los que alegremente opinan sobre las competencias comunicacionales de Evo, les propongo detenerse en cómo las palabras en boca del mandatario generan un impacto psicológico que trasciende su propia capacidad semántica y que adquiere total sentido en contextos de fracasos y logros, de frustraciones y esperanzas, de hechos y evidencias que la realidad pasada y presente no puede esconder.

Evo organiza su discurso en dos categorías: Lo malo, antes de él; y lo bueno, a partir de él. Así, el antes es lo malo, y el ahora es Evo.

En la categoría de lo bueno- el ahora- Evo se encuentran términos y expresiones como “hermanos y hermanas, vida, humanidad, justicia social, democracia, paz, soberanía, conciencia, pueblo, vamos bien, estamos avanzando, cobertura, crecimiento, incremento, hemos cumplido, reducir pobreza/enfermedad, proteger la vida, progreso, riqueza, dignidad/Estado digno, libertad/libertades/liberación, antiimperialismo, descolonización, proceso de cambio, refundación, escuchando al pueblo”.

Jean Pierre Faye (en Los Lenguajes totalitarios, 1974) llamaría a este conjunto de palabras el “proceso de la creación de la aceptabilidad” que no es más que “el nacimiento y desarrollo de una jerga que es parte de una estrategia para la toma total del poder”.

Crecer, crecimiento, cobertura, incremento, cumplir, progreso, riqueza, cambio son palabras que producen una suerte de repercusión subliminal, seductora y activadora de experiencias y contextos gratificantes que se solidifican en hechos de la realidad: bonos, becas, doble aguinaldo, obras, industrialización, satélite, Dakar, etc.

Según Álex Grijelmo, democracia, libertad, justicia, paz, soberanía, vida, humanidad son “palabras grandes que contienen sólo elementos abstractos que transmiten una fuerte carga afectiva universal y se convierten, aquí, en referentes globales del lenguaje político”.

Refundación, antiimperialismo y descolonización -con toda la connotación histórica que tiene para los bolivianos- son poderosas en sí mismas debido a la fuerza del prefijo.

En la categoría de lo malo- el antes- los demás, están las palabras como violación, exterminación (de los pueblos indígenas), sometimiento (del pueblo), dominio político, privatización, pobreza, Estado sometido, países exageradamente industrializados, imperio, corrupción. Sobre esta categoría no hay mucho que decir: habla por sí sola.

¿Evo sabe o no saber leer?

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s