Cortázar y la pelotudez (febrero, 2014)


Subida en una escalera de pintor, como en el penúltimo peldaño tratando de desviar el capricho del temporal, detuve mi atención en dos libros negros y gordos que juntitos me invitaron a recordar que fue hace 16 años que Víctor Hugo nos los regaló. Había hojeado sus páginas amarillas, pero las obligaciones de la maternidad no me permitieron descubrir lo que había en su interior….y terminé por olvidarlos.

Subida en aquella escalera, seducida por el apellido del autor, los tomé y  liberé de su prisión, aunque la que terminó por liberarse de la suya fui yo porque de inmediato, sentada frente al televisor que apagué, comencé a desparramarme de la risa. Mis hijos vinieron a ver qué le pasaba a su madre que sola se reía a carcajadas.

Metida en la locura de un cuerdo fantástico, disfrutaba cada palabra, cada línea, cada párrafo, cada página, todas las páginas de Cuentos completos CORTÁZAR. Cómo no los encontré antes, me dije, estaban ahí, y yo acá, y juntos hacemos cosas mejores, pensé mientras muy rápido pasaba las historias, los cuentos, los relatos, vaaaaa!!!!! Qué importa el género si de todas formas se dejan sentir.

Cosas increíbles escribió Cortázar, nacionalizado argentino. Argentina, Argentina, país que toma protagonismo en muchos de sus cuentos, en los apodos que usa, en los dichos, en las calles, avenidas, árboles y olores que describe. ¡Cómo no conocer Buenos Aires!, felizmente existen los buenos escritores que en tan pocas líneas nos convencen de tiempos, espacios y de algo más.

Hace muy poquito leí Instrucciones para subir una escalera, ciertamente, uno de sus mejores inventos, pero no se quedan atrás el instructivo para llorar y para tener miedo, son tan buenos como el de los peldaños, la geometría y los pies.

Me divertí con Ocupaciones raras y Maravillosas ocupaciones, espectacular me pareció Posibilidades de la abstracción, supremo el Informe confidencial CVN/475….tierno, muy tierno Propiedades de un sillón, gracioso Etiquetas y prelaciones…en fin.

Con Cortázar uno se da cuenta de que este mundo está lleno de pelotudos y pelotudas. ¡Y es tan simple todo! Y es tan bello todo…pero somos tan pelotudos todos. Parece que Cortázar vivió para reírse a costa nuestra, empleó su talento para darnos un sopapo… por pelotudos.

Cortázar, te descubrí justo a tiempo…cuando más te necesito y disfruto.

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s