!Oh Cochabamba! (publicado en Los Tiempos)


¡Oh Cochabamba!  Quisiera ser poeta para dedicarte unas letras que logren describir  tu belleza. Quisiera ser  niña para hacerte una carta con dibujos de inocencia y ternura. Quisiera ser autoridad para escribir normas y ordenanzas en beneficio tuyo. Quisiera ser anciana para recordarte en resignada bondad.

Pero he perdido la capacidad de dibujar inocencias y aún no soy anciana para saborear la resignación. Aún vivo en el frenesí de la juventud, y para peor, soy  periodista, que mira a veces con ojos de utopía, otras de insaciable crítica; ninguna contradicción, total y perversa fusión que me condena a verte tal cual eres.

¡Oh Cochabamba! qué montañas más lindas, dependientes de la luz del día. Juegas a que se vean sombreadas de extraño azul, gris y verde; juegas a que nos enamoren tus esporádicas faldas blancas y así, en esa policromía, nos conquistas. Es la seducción de colores que alcanza el clímax en el mes de tu cumpleaños y eres tú la que nos regala el violeta  fantástico de tus Jacarandás, el naranja intenso de tus Chilijchis, la fuerza de rosados y fucsias de tus Santa Ritas, el amarillo enceguecedor de algún Tajibo extraviado…!para qué la vida si seré bendecida muriendo en medio de esas semillas!

Eres famosa por tu clima y comida. Pobre el favor que te hacen, querida. Eres más que un clima cálido y agradable, eres más que un plato en la mesa o en una esquina. ¿Se nos olvida acaso que eres cuna de hombres inteligentes y cultos que repartidos por Bolivia, la gobernaron con hidalguía? ¿Que eres madre de mujeres valientes y aguerridas que hoy desde La Coronilla te vigilan?

¡Oh Cochabamba!  Puedo sentir tu pena cuando recuerdo al joven asesinado en la calle, para siempre sin ley ni justicia. Mi mente en esa perversa claridad que condena a una mujer periodista, me dice que fue el último valiente. Hoy condecoran nuestro dolor en un acto de vergonzosa sumisión al poder. Tus hijos asistirán, aplaudirán, beberán y comerán, luego se retirarán a descansar sus abultados y pecadores cuerpos mientras que sus hipotecadas conciencias arderán; consuelo tonto de una ilusa y romántica periodista.

Mientras los que ostentan el medallero del llunkerío organizan costosos espectáculos envueltos en papel de conveniente  gratuidad,  la mayoría  asiste y se adormece al son de “Agárrense de la manos” para juntos  -como ensayados-  soportar el atropello y advertir a esta atrevida columnista que se cuide escribiendo textos de felicidad. A veces termino haciéndoles caso; otras, acabo atrapada en la triste realidad.

¡Oh Cochabamba!  Para tus hijos putativos te presentas demasiado hermosa, te comportas como la amante perfecta a la que se toma cuando el infiel la desea. Tu sensualidad cohíbe la buena acción y es cuando te haces faltar al respeto. Tus hijos naturales, sufren el abuso; observan con dolor una ciudad otrora diferente.

Hoy te hemos convertido en basurero, usamos tus montañas para satisfacer egos de ignorancia que sofocan tu alma. Una ciudad que sufre la ley del más fuerte y alevoso como ese Asambleísta de chiva que apenas balbucea el castellano y ya lo grita en horrorosa prepotencia; es la consigna, es la oclocracia: el mandato de la ignorancia, trago que emborracha a la salud de los distinguidos de hoy que son quienes mandan.

Tu bondad y paciencia obnubilan  nuestras mentes, tu Tunari y tus calles  ciegan nuestra vista, los sabores de tu culinaria sacian nuestro apetito, empalagan nuestras bocas y ahogan nuestras voces.

Remécenos, despabílanos y devuélvenos a la realidad para que seamos dignos de tu bondad ¡Oh Cochabamba!

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s