Me da la gana (publicado en Los Tiempos)


Me aburrieron los principios, las reglas, las leyes. He decidido rebelarme y hacer lo que me da la gana.

Me cansé de esta vida tranquila, de mojigata, vida correcta y estructurada; me colmó el orden, el adorno y el decoro también; me hastiaron los reprimidos que no se embriagan, que hacen el amor entre sábanas algún fin de semana de algún mes; que no lloran ni gritan cuando sufren por dolor o gozan por placer; que disimulan una sonrisa entre dientes mientras se limpian la boca con la punta de una servilleta. Me cansé de todos ellos y de todo lo demás. Voy a hacer lo que me da la gana.

Me pondré a la moda, a la par del mundo actual, lleno de locos y degenerados por culpa de los creadores de injusticia, de la opresión y la represión, dueños de un sistema ordenador y fiscalizador, lavadores de conciencias, encarceladores de delitos, un mundo que te explota a ti que eres cualquier cosa y que premia al otro que finge ser poderoso.

Ese mundo que no educa bien mientras gasta dinero en armas y mochilas antibalas; que hace basura todo el año y que una vez cada 364 días abraza y pide disculpas; ése mundo que permite que cohabiten el bien y el mal, la justicia y la injusticia, la moral y el delito, la gula y el hambre, el deseo y la represión, la culpa y la disculpa, dios y satanás, tu esposa y tu amante. Ves, de todas formas este mundo es como es.

Si la vida es corta y sólo estamos de paso, déjenme pasar larga, amplia y extensamente. Quiero advertirles que me haré durar mis días y aún más mis noches. Serán de  bohemia, de alcohol, de sexo, de placeres, todos satisfechos ninguno en deuda.

Beberé cuando yo quiera, donde yo quiera y con quien quiera…siempre que haya alguien que quiera. Haré el amor en la misma lógica y también sin ella. ¡No! nada de hacer el amor, demasiado comprometedor: sexo nada más.

Me levantaré a la hora que yo quiera, iré a trabajar cuando se me antoje y llegaré a la hora que pueda o no llegaré.

El mundo desde hoy me vale; es que yo le valgo al mundo. ¿Acaso por mí se detiene, sufre, siquiera palidece con mi tristeza? Sigue, sigue su curso el desgraciado dando vueltas y vueltas. Me rebelo a eso también, giraré a la inversa: Dormiré de día, de noche despierta aunque la lucidez sea causa de mi locura.

Le regalaré un agujero más a mi cuerpo. Por esa vida correcta  se me cerraron algunos y no los puedo abrir. Necesito a alguien que lo haga por mí. Y lo hará y entonces mi oreja lucirá irreverente y yo toda con ella. Enfrentaré el dolor y la vergüenza ajena y quizá me la perfore entera.

Me colgaré miles de manillas y cadenas como cuando tenía trece y creía ser dueña de esta esfera…todos creerán que recuperé la inconciencia, pero seré moderna, liberal y diré que me van las reglas y junto a ellas toda la moral impuesta.

¡Tan “liberal” que soy, no tengo miedo!  ¿Por qué tendría que temer a millones de “liberales” como yo? significa que tendré que aceptar que no soy la única a quien se le antoja vivir como quiere, significa que no tendré derecho a exigir nada porque todo dependerá de la gana de los demás,  y entonces será descomunal el caos.

¡Y a quién le importa, acaso a ti que también te las das de “liberal” y moderno?

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s