Se me antoja Tamayo (publicado Los Tiempos)


Se me antoja Tamayo para no morir de ira ni en el intento…se me antoja Tamayo porque quiero comprender al boliviano.

“Ninguna nación merece un juicio sino desde el momento en que ella misma es capaz de juzgarse”. Se nos ha dicho que no tenemos memoria y es en parte cierto. Esta sociedad mosaico, cómoda y comodona, ¡quizá no! sociedad sufrida y hambrienta no puede darse el lujo de mirar su pasado porque está atareada en su presente y poco le importa el futuro por lo mismo. El hoy nos arrebata, incluso, la memoria a corto plazo. Y los medios de comunicación grandes aliados de esa cultura pasajera, inmediata, fragmentada, siempre entretenida y sangrienta… medios que nada hacen por construir identidad.

“En Bolivia (de 1910) hay veinte veces más universidades que en Francia y Alemania juntas, proporcionalmente a la población y a todo género de necesidades pedagógicas”. Hoy, la cifra es al menos cuatro veces mayor ¡Y cuánto ignorante hay en la calle! Y en las instituciones…y en el gobierno. Y cuánta falta nos hace la educación. A la escuela y a la universidad se le olvidó enseñar la decencia, los modales, el humanismo…estúpido humanismo que no da de comer a nadie. Y el tipo que se pasa la luz roja y lo hace porque “estoy en mi país”. Ciento tres años después de Tamayo, seguimos sintiendo la falta de  educación.

“El cholo recibe más de lo que da. Hay pues, parasitismo en su clase. Sus condiciones propias han hecho siempre de él una pasta fácil que se ha amoldado a las locuras y ambiciones de nuestros más viciosos  demagogos”….!Oh, Tamayo! Si supieras lo que es hoy Bolivia. Cómo construir nación si además de su fraccionamiento, aquel al que te refieres sigue sin pagar impuestos,  está amparado bajo el poder absoluto de su sindicato, y pide todo y nada; todo para pasarla bien, nada para vivir mejor. ¡Tamayo, Tamayo!

“Una de las formas y de las causas de la inferioridad boliviana es que vivimos de mentira y de irrealidad”. Condecorar a tres solados que estaban en territorio chileno sin autorización, estaban luchando contra el narcotráfico. El mar, el folklore, el cambio…cuánto más tenemos que el vecino usurpador y cuánto menos somos… ¡actuemos!

“Para el blanco cruzarse o perecer: tal es el dilema”. ¡Ay Tamayo!…estamos cruzados, somos fruto del cruce…somos “el fenómeno más extraño que registra la historia de las razas”.  Y aquí estamos, padeciendo lo que somos.

“Se trata de crear nuevos criterios sociales y éticos para rehacer una nación que no es tal, y crear una escala de nuevos valores, más humanos, más razonables, más comprensivos, más sabiamente egoístas desde el punto de vista de la nacionalidad”. Tamayo, nos han partido el corazón en 36 pedazos…hemos perdido la fuerza, la energía… ¿la tuvimos?

“La letradura es como un arma, puesta por el Estado en manos de un niño travieso”. Así es…“la letradura no sirve más que para votar…esa fuerza pública”…hoy somos más los letrados, los electores…hoy somos más los que servimos.

“Estado conciencia”, la clave, la falla, la debilidad. Tan lejos de ser “individuo y nación, mente y voluntad, herencia y tradición”. ¡Qué ha pasado Bolivia!

¡Hay que enseñar que es vano esperar cosa alguna de otro que de nosotros mismos, que somos nuestra propia fuente y debemos ser nuestra propia brújula. Hay que enseñar a reaccionar de la histórica depresión en que vivimos. Enseñar el orgullo personal y señoril que se traducirá en orgullo nacional…instituir el culto de la fuerza en todas sus formas!

Anuncios

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s