La salud de doña Democracia (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT 37)

D3S_7989mandar.jpgEl pueblo boliviano ha recordado 35 años de la recuperación de la democracia en las calles, con banderas, pancartas, cánticos e incluso baile, demostrando -una vez más- su sensibilidad y apego a su principal fundamento, el derecho y el respeto al voto. Sin embargo, esta fecha, 10 de octubre, habría pasado desapercibida si no fuera que los bolivianos entienden que la democracia está en peligro: Nunca antes, bajo este sistema político, le habían dicho que su decisión sería utilizada para cambiar cuatro artículos de la Constitución Política del Estado viabilizando con ello, la elección indefinida.

En consecuencia, más que un festejo por la recuperación de la democracia, lo que se ha visto en el país el martes 10, ha sido una expresión de molestia y rechazo a los afanes prorroguistas del gobierno del Presidente Evo Morales. Seguir leyendo “La salud de doña Democracia (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT 37)”

Anuncios

¿Qué queremos? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.36)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyEl 10, el pueblo boliviano tendrá la oportunidad de responder a esta pregunta. Miles de ciudadanos se volcarán a las calles para expresar su voz, la voz que intenta ser acallada en nombre de los derechos humanos en flagrante violación a la Constitución Política del Estado.

Este 10, el pueblo boliviano va a responder al unísono a esa pregunta cuya respuesta será ¡Respeto!  Respeto a su decisión, a su determinación, a su voluntad, a su vocación democrática. Dirá que lo dejen ser protagonista de la construcción de un país respetuoso, amable, solidario, plural, creativo y honesto.

El 10, el pueblo boliviano va a salir a las calles a levantar su voz en señal de protesta a la vulneración de sus derechos democráticos, al más básico y vital como es el derecho al voto, voto que ha sido anulado en nombre de unos derechos humanos que solo protegen el interés político de un partido que no se respeta y que no respeta al soberano. Seguir leyendo “¿Qué queremos? (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.36)”

El reloj de flores de Cala Cala (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.35)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyLa plazuela de Cala Cala luce remozada. La Alcaldía de Cercado la ha transformado a partir de un nuevo diseño del espacio verde, la aplicación de materiales de lujo, iluminación y un reloj de flores que se convierte en el atractivo principal.

Esta obra catalogada por el propio municipio y algunos periodistas como la más importante de la gestión de José María Leyes ha provocado polémica entre los cochabambinos debido a varios factores, principalmente, al millón 250 mil bolivianos que ha costado, demasiado, coinciden todos, para ser invertidos en el acicalamiento de una rotonda.

Quien escribe ha criticado el monto por considerar que la población tiene necesidades que no pasan por la ornamentación de áreas verdes ni de rotondas. El cochabambino, sea de la zona y el barrio que sea, requiere agua, salud y educación de calidad, seguridad, un servicio de recojo de basura moderno y un sistema de transporte público eficiente.

Hasta ahora sus autoridades electas no han logrado cubrir la demanda de agua y hay zonas que aún no cuentan con red por lo que su única alternativa es comprar el líquido elemento de carros cisternas. Seguir leyendo “El reloj de flores de Cala Cala (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.35)”

Estito es para ti, periodista “bailador”

Este recordatorio está dirigido a esos profesionales llamados a defender la democracia. Si bien ésta es una responsabilidad de todos los ciudadanos, los periodistas tienen la posibilidad de hacerlo de forma directa y activa porque son ellos quienes se sitúan entre los intereses vitales del ciudadano y las intenciones del poder político. “Sitúan” puede sonar fácil, hueco, sencillo, pero no es así. ¿Representa una categoría que se traduce en defensa, en representación? Sí. En consecuencia, la responsabilidad que tiene el periodista es mucho más de lo que cualquier mortal supone y muchísimo más de lo que él mismo cree, por eso es él mismo el primero en subestimar su rol, en minimizarlo y en aguantar -en asquerosito disimulo- los embates del poder político y económico.

Yo sé que los periodistas también deben alimentarse y alimentar a sus hijos, pero si eso va a sobreponerse a sus convicciones y responsabilidades, deben dar un paso al costado y buscarse una peguita que dé, quizá optar por la profesión de político como lo hicieron Iván Canelas, Alex Contreras, Marco Carrillo, Gringo Gonzales, Rocío Molina y otros que exceden mi memoria. El periodista debe ser fiel, fiel consigo mismo y fiel a su público, no hay más. Seguir leyendo “Estito es para ti, periodista “bailador””

Estito es para ti, periodista “bailador”

Este recordatorio está dirigido a esos profesionales llamados a defender la democracia. Si bien esta es una responsabilidad de todos los ciudadanos, los periodistas tienen la posibilidad de hacerlo de forma directa y activa porque son ellos quienes se sitúan entre los intereses vitales del ciudadano y las intenciones del poder político. “Sitúan” puede sonar fácil, hueco, sencillo, pero no es así. ¿Representa una categoría que se traduce en defensa, en representación? Sí. En consecuencia, la responsabilidad que tiene el periodista es mucho más de lo que cualquier mortal supone y muchísimo más de lo que él mismo cree, por eso es él mismo el primero en subestimar su rol, en minimizarlo y en aguantar -en asquerosito disimulo- los embates del poder político y económico.

Yo sé que los periodistas también deben alimentarse y alimentar a sus hijos, pero si eso va a sobreponerse a sus convicciones y responsabilidades, deben dar un paso al costado y buscarse una peguita que dé, quizá la profesión de político, como lo hicieron Iván Canelas, Alex Contreras, Marco Carrillo, Gringo  Gonzales, Rocío Molina y otros que exceden mi memoria. El periodista debe ser fiel, fiel consigo mismo y fiel a su público, no hay más. Seguir leyendo “Estito es para ti, periodista “bailador””

Me quita el sueño, señor Alcalde (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.34)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyLa premenopausia y sus premios: Horas y horas para pensar en medio de ese asfixiante silencio nocturno que casi siempre es interrumpido por la taciturna voz de mi marido que me pregunta qué hago otra vez despierta.

Con las ciclorutas, el reloj de flores de Cala Cala y las decenas de letreros con su rostro sonriéndome, es inevitable que algunos minutos de esas interminables horas oscuras piense en José María Leyes, después de todo lo veo mañana, tarde y noche…y como si fuera poco, lo pienso en trasnoche, detalle que mi compañero de cama no sabe ni debe saber.

La otra noche nomás me imaginaba qué le diría si tuviera la oportunidad. Pues bien, como la tengo, doy forma a esos pensamientos cochinos y perversos en forma de charla casual: José María, seguro recuerdas que el día que los medios te anunciaban como virtual ganador de las elecciones publiqué un texto en el que manifestaba mi complacencia por tu triunfo y  decía que sería atenta fiscalizadora de tu gestión. OK. A dos años de tú Alcalde y yo ojo vivo, -con el respeto que merece una autoridad elegida- quiero hacerte conocer algunas inquietudes que son mías y posiblemente de alguien más.

No creas que ignoro las dificultades que tienes para gobernar, desde los recortes de prespuesto pasando por la guerra sucia del oficialismo hasta el tiempo que pierdes en enmendar tus errores. Somos humanos y no nacemos sabiendo; equivocarnos es parte del aprendizaje. El problema es que en la vida pública hay dos cosas que cuando se agotan se agotan, no vienen pues con refil: El cansancio y la credibilidad.

Tu triunfo fue importante pero más importante es que estés consciente de ello porque solo así te darás cuenta de la cualidad de ese voto y de lo frágil  y vulnerable que es.

Es posible que lo que te voy a decir no lo escuches de tus asesores porque ya ves cómo son, siempre buenas gentes con el jefe. Pero como yo no soy buena gente ni tú eres mi jefe, permíteme sugerirte que te pongas la camiseta de Cochabamba lo cual no implica solamente hacer obras para amononar la ciudad, sino, asumir riesgos, riesgos políticos que nos hagan saber que no solo tenemos un Alcalde sensible a la estética de la urbe, sino también, una autoridad sensible a la certidumbre y representación política.

Por otro lado, le harías un favor a tu gestión si con tu equipo técnico decidieran -en un ejercicio de matemática básica- reducir la cantidad de letreros con tu foto y la pauta publicitaria en los medios y aumentar las señales de un trabajo planificado y estratégico porque eso de hacer tanto ruido mediático con una cuadra de cicloruta que a la semana es convertida en mitad peatonal resulta poco serio; o hacer bulla por el acicalamiento de una rotonda con argumentos como “el segundo reloj de Latinoamérica” constituye demasiado show cuando el espectáculo mayúsculo está en las frustraciones que tienen los cochabambinos cuando abren sus caños y sale aire. ¿Me dejo entender? Es decir, Jose María, me parece que debes concentrarte en asuntos vitales más que en temas de plaza, no hagas como cierto personaje plurinacional cuyo complejo mixto de Gobernador y Alcalde le hacen perder altura, seriedad e impacto. Al final, el ciudadano sabe perfectamente cuáles son sus prioridades e intereses y si no encuentra empatía en sus autoridades, paga ya sabes cómo, cuándo y dónde.

José María, menos propaganda y más planificación; menos pintura y cemento y mejor salud, educación y seguridad; menos plazas y más representación y certidumbre política.

¡Dale Alcalde, tú puedes!

La evaluación de las universidades bolivianas, vacíos y debilidades (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.33)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyLa ley boliviana reconoce cuatro tipos de universidades: Las Universidades Privadas, las Indígenas, las de Régimen Especial y las Universidades Públicas Autónomas. Solo estas últimas cuentan con una instancia habilitada para evaluar y acreditar la calidad educativa: El Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana CEUB monopoliza estos procesos.

Bolivia no cuenta con una agencia evaluadora ni acreditadora de la calidad educativa universitaria (ni de ningún otro subnivel de la educación). Ante esta ausencia, las Universidades Privadas -que en número triplican a las Universidades Públicas- deben acudir a agencias internacionales como la del Sistema ARCU-SUR (del MERCOSUR) o a otras agencias internacionales privadas.

La Comisión Nacional de Acreditación de Carreras Universitarias CNACU es la intancia que debía facilitar la creación de la Agencia Plurinacional de Evaluación y Acreditación de la Educación APEAESU a partir de la vigencia de la Ley de Educación (Diciembre, 2010); esta Agencia que debería estar conformada por dos Viceministerios del ramo, el CEUB y la ANUP (Asociación Nacional de Universidades Privadas), a la fecha no existe.

A pesar de esta realidad, las universidades, públicas o privadas, realizan esfuerzos económicos, administrativos y académicos para seguir procesos de Evaluación y Acreditación porque saben que las acreditaciones les retribuyen reconocimiento público, valor a su oferta educativa y -sobre todo- se constituyen en importantes argumentos de mercadeo. Seguir leyendo “La evaluación de las universidades bolivianas, vacíos y debilidades (SÍSTOLE & DIÁSTOLE OH.LT.33)”

El abucheo a la Filarmónica

ignoranciaEl 14, nuestro 14 de Septiembre, no quise detenerme en la crítica y traté de ofrecer un texto inspirado en los aspectos amables que nos caracterizan a los cochabambinos. Creo que no me equivoqué al hacerlo porque los bolivianos en general, y los cochabambinos en particular, necesitamos recobrar nuestra autoestima, por eso la algarabía con los pequeños y grandes triunfos futboleros, por ejemplo. Es evidente que necesitamos alegrarnos por algo y por alguito.

Perdonen que generalice pero todo hace pensar que los bolivianos hemos nacido con la etiqueta de perdedores; suman en nuestra historia más derrotas que éxitos y nos causa cierto placer ser negativos y criticones. Es más fácil encontrar peros que soluciones, es más fácil la crítica que el halago…y eso nos tiene con la autoestima enquistada en la bolita que sobresale en la esquina externa que une el pie con la pierna. ¡No puede ser!

Bueno, el tema es que el 14, a manera de homenaje a esta tierra que sigue siendo bondadosa con todos, decidí irme por el lado de esa otra mirada, la buena, la “positiva”, la que nos da aliento y nos mima…y resultó. Y resultó porque repito, estamos cansados de la crítica y del ninguneo: que los cochalas somos jodidos, envidiosos, cochinos…..no, los cochalas somos los cochalas, gente trabajadora, exigente, valiente, inteligente, emprendedora, solidaria y amable. ¿Por qué no decirlo con máximo orgullo y seguridad?

Este textito, sin embargo, no es para seguir adulándonos…suficiente con lo dicho, suficiente. Estas líneas son para expresar mi empute por lo ocurrido en la serenata a Cochabamba. ¿Qué pasó en la serenata? Dejamos ver nuestra enorme y patética falta de educación, cultura y tolerancia. Seguir leyendo “El abucheo a la Filarmónica”

¿Sabes qué es Cochabamba?

Más o menos por el 80 y por culpa mía, mis padres escogieron vivir en Cochabamba. Recuerdo a mi viejo, en aquel entonces muy joven, que nos llevó a pasear por La Recoleta en mangas de camisa. A mí me impactó el hecho porque nunca había andado sin abrigo en horas de la noche. Cochabamba sí lo permitía.

Otro de los recuerdos vivos en mi memoria es el premio que nos dábamos cuando mi madre hacía una buena venta en Deco Hogar: nos llevaba a almorzar a algún boliche de El Prado….yo siempre pedía lo mismo, Pollo Dorado. Sí, la comida en Cochabamba es sinónimo de celebración, de disfrute, de felicidad, de exceso…de todo, creo.

Y así la vida pasó en esta ciudad a la que llegué con menos de diez años, en la que se puede andar sin chompa y en la que para celebrar los éxitos, o simplemente demostrar cariño, se come. Seguir leyendo “¿Sabes qué es Cochabamba?”

Menos carne, urgente (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, OH.LT.32)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyA propósito de la columna titulada Bolivia, la noble, la bella publicada el pasado 27 de agosto, Mauricio Quiroga, activista por los derechos de los animales en Houston,  me envía una batería de 11 preguntas que no sé responder; le devuelvo el correo indicándole que entiendo su preocupación, le pido su cooperación y le propongo que a partir de ella, construyamos esta columna. Pues bien, así lo hicimos.

La aflicción de Quiroga son los efectos medioambientales de las granjas de ganado vacuno, un problema global que también está presente en Bolivia. Las cifras proporcionadas por el colaborador de esta columna son alarmantes y nos obligan a reflexionar seriamente sobre la responsabilidad que cada uno de nosotros tiene al respecto.

  • 1/3 de la tierra es convertida en desierto por el uso de los animales de granjas. El ganado cubre el 45% de la totalidad de la tierra.
  • Para que una persona se alimente regularmente de carne se deben ocupar/”consumir” 18 veces más de tierra al año que una persona cuya alimentación se basa en plantas.
  • El desperdicio de una granja con 2500 vacas lecheras equivale al desperdicio que generan 411000 personas.
  • Cada minuto se generan 14 millones de kilos de excremento producidos por animales destinados a la alimentación en Estados Unidos.
  • En toda la cadena productiva de una hamburguesa se usan aproximadamente 2500 litros de agua lo que representa tomar una ducha por dos meses sin interrupción. La industria de la carne y  leche utiliza 1/3 de agua fresca en el mundo. Datos de la UNESCO señalan que el agua utilizada en la producción de 1 kilo de carne de res es, por ejemplo, 10 veces mayor que la necesaria para obtener 1 kilo de trigo o maíz.
  • El 51% de las emisiones de gases que contribuyen al efecto invernadero es generado por la ganadería y sus derivados, frente al 13% que proviene del transporte.
  • La agricultura que requiere la crianza de animales para alimento, devasta el 91% de la deforestación del Amazonas.

Datos proporcionados por el doctor Eduardo A. Morales, ecólogo, señalan que en Bolivia la tasa de deforestación es de 350.000 ha al año; en términos per cápita esto representa 320 m2/persona/año. Esta es una tasa 20 veces más alta que el promedio mundial. La mayor parte de esta deforestación es para cultivo de alimento para ganado o para la ganadería misma (pastoreo y crianza).

Un estudio realizado por R. Müller, P. Pacheco y JC. Montero señala que “las tres principales causas directas de la deforestación en Bolivia son la agricultura mecanizada, la ganadería y la agricultura a pequeña escala.  La conversión de bosques a pastos para la ganadería ha causado más del  50% de la deforestación entre 2000 y 2010”.

La deforestación conduce al deterioro de ecosistemas, pérdida de suelos, amenaza y extingue a especies silvestres, y es hoy por hoy, un problema real en el país frente al cual no existen acciones concretas que estén reportando resultados satisfactorios.

En mi reciente recorrido por Municipios vecinos al Parque Nacional Amboró (Santa Cruz) conocidos como “productores de agua”, uno de los problemas medioambientales que más preocupa a sus autoridades es, precisamente, la contaminación del agua y la deforestación provocadas por la ganadería.

¿Qué hacer? El Portal Boliviano de Ganadería señala que “en 2009, Worldwatch plantea que la solución más rápida y efectiva para controlar el calentamiento global es reducir la ganadería al mínimo posible”, por lo que se hace necesario imponer políticas de Estado certeras; pero, al mismo tiempo, reflexionar y actuar en relación a nuestros hábitos alimenticios con lo cual no solo el medio ambiente estaría agradecido.

!Menos carne, urgente!

 

El Sombrero de Chola (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, LT.OH.31)

Monica Olmos - Copyright © 2016 Andres Herbas PhotographyCuando los cochabambinos referimos como ubicación el “Sombrero de Chola” estamos hablando de una rotonda ubicada entre las avenidas América y Melchor Urquidi (zona norte de la ciudad). El denominativo coloquial hace honor a un gigantesco sombrero blanco de copa alta y cintillo negro típico de la chola cochabambina, situado al centro de la pequeña plazuela, donación del Rotary Club Cochabamba.

Pues bien, hace un par de meses aproximadamente, la Alcaldía de Cercado ha decidido intervenir la rotonda y sus alrededores porque esta zona hace parte del circuito de los 27 kilómetros de ciclorutas urbanas que el municipio ha programado implementar para convertir a Cochabamba en una ciudad más amigable con el medio ambiente, el ciclista y el peatón; sin duda, una propuesta coherente con las características topográficas y ambientales de la ciudad, y con las demandas de un grupo cada vez mayor de habitantes que prioriza la bicicleta como medio de transporte. Seguir leyendo “El Sombrero de Chola (SÍSTOLE & DIÁSTOLE, LT.OH.31)”

“Marco reflexivo”

Y ahora qué nos queda….¿qué nos queda a los ciudadanos cuando tienen un gobierno que -en su desesperación- opta por los escupitajos, los insultos, la palmadita machista, la mentira, la manipulación? ¿Cuál debe ser el camino a elegir? ¿La risa, la sonrisa, la huida, la indiferencia, la impotencia, la frustración, la culpa? Oh, la culpa.

Y peor, ¿qué se hace cuando la mitad de la población ríe, goza y celebra para bien o para mal de tal gobierno? Así, en una actitud propia de pan y circo, de esperar más bajezas para satisfacer el morbo y ver hasta dónde es capaz de llegar?

¿Y qué se hace cuando los otros, los llamados oposición se encuentran al mismo nivel? Cuando constatas que todos son la misma miseria…

¿Seguimos creyendo en la educación como posibilidad? O nos embarcamos en el ritmo lento e inseguro del metele nomás, yo sigo mi camino, a mí qué me importa, igual hago negocios o de todas formas sigo esperando que algo me llegue…

Seguimos tratando de reflexionar en una posible salida? Pero si a la vuelta de la esquina nos encontraremos con más de lo mismo.

¿Siempre fue así? No lo recuerdo. Marco, un amigo que se dedica a sacar madera me dice que antes fue peor. Uy, le digo, y dónde estaba yo que no me di cuenta. Voy a los 45, ¿qué hice los últimos 30 años para no poder compartir ese criterio. Y su amigo, un brasilero con ojos verdes, dice que después de este caballero que invita a cagar al monte, no hay más. Entonces que la solución es seguir aguantando….aguante, aguante que de lamento boliviano hay todavía bastante….es inagotable la fuente de los lamentos en este bello y explotado territorio plurinacional.

Y el italiano que conocí me dice que su país está por retirarse de Bolivia porque todos se roban todo….”por Dios, no me digas nada más”, le digo, me da vergüenza….y lo siento, lo siento, le digo al hombre que de cuentos tiene harto, todos de hambre, de falta de moral, cuentos de sinvergüenzas.

Y mis colegas ayer en esa aula universitaria soñaban con un mundo mejor, pero resulta que el conflicto es ético: qué podemos “enseñar” si tenemos un Presidente que decide invertir, talar, cortar, sacar, aplanar, limpiar, construir, desarrollar en un territorio protegido, en un parque nacional? ¿Cómo le decimos al campesino que no puede pasar la línea roja del Amboró o del Tunari porque son áreas protegidas por ley cuando el caballero papá indígena de media lengua invita a la oposición a cagarse todos juntos en el TIPNIS?

En comunicación hay algo que se llama desinformación por saturación. Así estoy, saturada. Llegué al límite con la basura de noticieros que tenemos, con la basura que venden, que transmiten; saturada y asqueada con el nivel cloaca de autoridades que se merecen un ¡váyanse a la mierda! colectivo.

Bolivia aún no ha pisado fondo aunque parezca que sí lo ha hecho. No, aún falta que falte…un poco más. Aún hay, aún es posible maquillar la realidad y creerla. Cuando los bolivianos se den cuenta de lo que hemos construido esta década, grande será la caída, dura y dolorosa.

El conflicto hoy es moral porque el señor que invita a cagar al monte ha dado pasos atrás en ese ámbito. Nos ha enseñado que un país se construye con cemento, fierro, luminarias, carreteras, estadios, canchas, computadoras y Chinos. Y de eso está mal construido el país….a la medida de las necesidades y expectativas de la mayoría de los bolivianos.

A nadie, a nadie, a nadie le ha importado lo esencial. Lo esencial no estaba en los planes de nadie, y entonces tenemos una primera autoridad  que se caga en el monte, un Vicepresidente que está más cerca a la conducta patológica que a la cuerda, y un conjunto de segundones que solo obedecen…solo obedecen. Eso.

Caballeros inquilinos del poder que han creído que este es su feudo, y que en estos 11 años nos han tratado como a un grupo de pobres ignorantes diciéndonos que si no estamos con ellos, los astros se resentirán y se irán. ¡Manga de inventores de maldad y mentira!

Qué decepción el proceso de cambio. Y eres tan linda pero estás maldita, maldita por la ignorancia de los hijos que te han gobernado y te gobiernan, hijos castigadores del futuro de todos.

NOTA: No te creas nada de esto, solo lo dije en forma de MARCO REFLEXIVO, la realidad es otra. Estamos bien.